Artículos

Barcelona 1981 – 40 años – Parte 2

Estamos en marzo de 1981 y las opciones de ver a Springsteen por estos lares se habían desvanecido. Pero sucedió lo inesperado: Springsteen, exhausto, canceló diversos conciertos de su gira americana, que fueron pospuestos hasta primeros de marzo. El cambio de fechas y el agotamiento físico del artista forzaron la cancelación de la gira británica que arrancaba ese mismo mes, cuyas fechas se movieron a mayo y junio. Se movieron más fechas continentales y eso abrió las puertas a intentarlo de nuevo. Francia, donde debía dar cuatro conciertos (dos en París, uno en Lyon y uno en Montpellier), salió perjudicada, perdiendo el concierto del 24 de abril en Montpellier (que se trasladó más al norte, a Lyon).

Anuncio en prensa con las fechas originalmente previstas en el Reino Unido en marzo y abril
Las fechas británicas se trasladaron a mayo y junio. Los compradores recibieron esta postal informativa.

Y así el 24 de marzo saltaba la noticia. Gay & Company, via télex, anunciaba un único concierto: «Confirmamos fecha de 21 de abril de Bruce Springsteen en Barcelona». Se intentó una segunda fecha en Madrid pero fue imposible. La prensa española se hacía eco de las exigencias: sillas en pista y 10 millones de pesetas de caché. Lo primero, como sabemos, no llegó a cumplirse.

Diario Pueblo, 25 de marzo de 1981

A primeros de abril, a pocas semanas del concierto, se pusieron las entradas a la venta. Unas 7.000 personas acudieron a la cita, incluyendo cientos de fans que vinieron en autocares organizados desde Madrid, Bilbao, Valencia, Valladolid, Murcia y otras ciudades. Ya por entonces había un nutrido grupo de fans entregados que de ninguna manera iban a perderse un acontecimiento histórico.

The River había llegado a las listas de éxitos españolas, «Sherry Darling» se publicó como segundo single (con una inédita, la estupenda «Be True», en la cara B) y no paraba de sonar en todas las emisoras. Springsteen había consolidado, paso a paso desde la edición de Born to Run en 1975, una carrera sólida que había aumentado el mito año a año. Se oía hablar de sus conciertos legendarios, pero prácticamente nadie aquí lo había podido atestiguar, salvo la docena de periodistas que CBS mandó a Londres en 1975 para ver uno de los pocos conciertos que Springsteen ofreció en Europa ese año.

La ciudad se llenó de posters anunciando el concierto (compartiendo cartel con otro concierto mítico, el de The Clash en Badalona el 28 de abril), las tiendas tuvieron su poster también (en color, hecho por la discográfica y donde hablaba de «única actuación en España») y se publicaron anuncios en prensa (El Noticiero Universal sorteó entradas para 35 afortunados).

Una preciosa entrada a todo color garantizada la puerta al paraíso Springsteeniano, tras pagar las 900 pesetas que costaba. Ya sólo quedaba esperar unos días hasta que llegaran las 21:30 del (lluvioso) martes 21 de abril.


Mañana: el concierto.

Barcelona 1981 – 40 años – Parte 1

«Los rostros que vimos entre el público fueron de los más hermosos y apasionados de todo el planeta. Tocamos para unos pocos miles, pero el entusiasmo que mostraron conmovió a la banda y fue algo inolvidable. Volveríamos»

Bruce Springsteen, en su biografía Born to Run (2016)

«Cuando la banda tocó las primeras notas de Prove it All Night, la multitud se puso en pie de repente y empezó a saltar, a cantar, a gritar, a agitarse compulsivamente. Fue como un delirio colectivo, como si les fuera la vida en cada una de las notas de esas canciones.
Jamás he vuelto a ver un grupo de fans que lo ‘demostrara toda la noche’ como aquella multitud en 1981. Ni en Barcelona, ni en ningún otro sitio. Fue el mejor concierto al que he asistido en mi vida.»

Dave Marsh, en su libro Bruce Springsteen On Tour 1968-2005 (2006)


Tanto Bruce como su biógrafo Dave Marsh recuerdan con especial cariño y grandes elogios el primer concierto que el artista ofreció en Barcelona el 21 de abril de 1981.

Cuando en enero de ese año se anunció que Springsteen y la E Street Band darían una extensa gira por Europa en primavera, España no aparecía en la lista de países elegidos. El camino hacia el 21 de abril era aún incierto y tortuoso.

La gira debía iniciarse el 19 de marzo en el Reino Unido, para proseguir por el continente a partir del 9 de abril. La promotora Gay & Company intentó contratar a Springsteen, como se refleja en los artículos publicados en esos primeros meses.

El 21 de enero el diario Pueblo recogía los primeros rumores («Dicen que viene Bruce Springsteen»), donde se especulaba con dos conciertos (Madrid y Barcelona) a finales de marzo, aunque ya avanzaba que «no hay que hacerse demasiadas ilusiones». El día 28 retomaban el tema afirmando que «la cosa va por buen camino», aunque parecía descartar Madrid por la falta de locales adecuados a las exigencias de «los mánagers del músico», que exigían «unas mínimas condiciones».

Diario Pueblo, 21 de enero de 1981

En febrero (a diez días del golpe de estado) Marca era contundente: «Springsteen no actuará en España». Se habían anunciado ya las fechas europeas y España quedaba descartada. Según el diario deportivo, «Springsteen se subió a su montaña, exigiendo asientos numerados y pidiendo un caché bastante alto. Cosas que no se pueden cumplir con la infraestructura española».

Llegado este punto la decepción era grande. Una vez más una gira internacional esquivaba España. Para muchos tocaría cruzar la frontera francesa o perder la oportunidad.

Mientras tanto el doble The River seguía escalando posiciones, con «Hungry Heart» sonando con fuerza en la radio, y llegaba a las 25.000 unidades vendidas, consolidando una sólida base de seguidores en el país.


Mañana: la confirmación.

Diario Pueblo, 28 de enero de 1981
Marca, 13 de febrero de 1981

 

La segunda juventud de Little Steven

Little Steven & The Disciples of Soul. Sala Razzmatazz, Barcelona, 7 diciembre 2017.

Texto: Mariano de la Torre
Fotos: Rubén García Carballo

Nunca es tarde si la dicha es buena. O eso dice el refrán. A pesar de lo manido de la expresión, es una de esas piezas de la sabiduría popular que no parece pasar de moda. Y que se puede aplicar, sin duda, al protagonista de estas líneas: Steven Van Zandt.

Después de un lapso de dieciocho años en los que, entre muchas otras cosas y como el mismo interesado reconocía durante su concierto en Barcelona, había estado “jugando a gangsters”, en referencia a su larga estancia como personaje en la multipremiada serie The Sopranos, y más tarde, en su propia criatura, Lilyhammer. Van Zandt, envuelto en su alter ego más auténtico -al menos para el que escribe estas líneas- se presentaba en Barcelona por segunda vez en un año para defender el relanzamiento de su carrera en solitario.

La vida está llena de casualidades y la propuesta insistente de un amigo llevó a Steven a atreverse a dar un concierto en Londres a finales de 2016 después de décadas de no ser un artista que se moviera por los escenarios del directo. Y no es que sea un terreno en el que se sienta ajeno en modo alguno, después de girar habitualmente y de forma intensiva y extensiva con Springsteen por medio mundo. Pero asumir el papel protagonista, el del centro de los focos, es algo que parece que siempre le ha dado un poco de pereza. Aunque eso empezó a cambiar, seguramente cuando se dio cuenta de que podía asumir el control y el protagonismo de una serie de televisión y salir airoso.

De aquel espontáneo concierto de Londres surgieron nuevos bríos y a la postre un álbum majestuoso en el que Van Zandt recuperaba y, en algunos casos, reinventaba algunas de sus composiciones más celebradas pero que habían sido grabadas por otros artistas. Desde el inevitable Southside Johnny al legendario Gary U.S. Bonds, de las Cocktail Slippers a Jimmy Barnes, todo ello aderezado con certeras versiones de clásicos como Etta James o James Brown, para perfilar un recorrido espectacular por la historia de la música popular occidental de los últimos setenta años. Doce temas de peso y poderío, con la rúbrica intachable del Asbury Park sound, esa mezcla de Rhythm & Blues y guitarras de rock que Steven se encargó de fabricar a mediados de los setenta, desde New Jersey y para el mundo.

Soulfire, el album, lejos de ser el canto del cisne de Little Steven, un artista irrepetible e inclasificable, se convirtió en un punto de partida de varias mini giras que le han llevado por su país y por media Europa, en las que defiende el material con la maestría y convencimiento del que lleva en sus piernas tantos kilómetros en el escenario como horas metido en un estudio produciendo discos con una calidad enorme.

Y en esto que, el 7 de diciembre, se plantó de nuevo en Barcelona con su banda, los virtuosos Disciples of Soul. Y dejó constancia de por qué Soulfire no es un punto final sino uno de partida para un músico que tiene aún mucho que decir, aunque haya dejado la militancia política de lado.

Un poco pasadas las nueve de la noche daba comienzo un “tour de force” espectacular que no habría de dejar a nadie indiferente. El homenaje a Tom Petty, que se ha quedado como “opener”, Even The Losers, sonó a gloria bendita, con una banda bien engrasada y en la que la sección de viento empezaba a marcar territorio de lo que habría de venir. Soulfire sonó perfecta después de la rápida introducción. Zafarrancho de combate, apasionada. Steve se mueve por el escenario con ganas, gesticula y canta con el alma. Berrea un último “soulfire” larguísimo, demostrando que tiene la voz en forma. Está muy enchufado.

Coming Back entró rápida y majestuosa, sentando las bases de todo el resto del concierto y dejando a las claras de qué va esto: “he vuelto a por lo que es mío y no voy a dejar que nadie me pare”, reza la letra, más que apropiada para la ocasión. Steven ha comentado más de una vez que, a pesar de sus bandazos estilísticos en cada uno de sus discos en solitario, siempre ha considerado este estilo musical, esta mezcla de Sam & Dave con guitarras rock, su principal seña de identidad y planea seguir con él en futuros nuevos trabajos. Sus seguidores acérrimos no podríamos estar más contentos al respecto.

El primer speech de la noche nos dejó ironía fina sobre por qué ahora ya no se mete en política y sobre su filosofía al respecto: “ahora preferimos daros un descanso de la política durante dos horas”. “ Vamos a llevaros a un lugar del que con suerte volveréis con más energía de la que teníais”, para acabar prometiendo un paseo por la historia del Rock antes de arrancar con una locura de versión de Blues Is My Business, de Etta James. Solos del indispensable Marc Ribler, mano derecha de Steven y director de la banda en el escenario, de Lowell “Banana” Levinger al piano, de Clark Gayton al trombón, del propio Steven y de Stan Harrison al saxo en los nueve minutos mas tórridos a este lado de New Jersey.

Difícil subir el listón después de algo así, pero para tal menester llega ese clásico nunca suficientemente loado que es Love On The Wrong Side of Town, sonando majestuosa y perfecta, con la belleza del día que fue escrita y la fuerza del siglo veintiuno. La banda es una máquina de precisión y caes en la cuenta por primera vez de la sección rítmica que funciona como un reloj. Rich Mercurio a la batería, perfecto en su papel sobrio pero espectacular cuando se le necesita. Y Jack Daley, bajista virtuoso cuyo sonido y filigranas se pudieron seguir perfectamente casi toda la noche merced a un gran sonido general.

Until the Good Is Gone cedió un poco el ritmo en aras de la nostalgia. Steven recuerda cómo surgió el tema y cómo homenajea aquellos lejanos días en los que no tenían nada que perder y eran libres para perseguir el sueño de vivir de la música. Siempre emocionante. Y a continuación, sorprendente, Angel Eyes, la joya romántica del primer álbum, Men Without Women. Jack Daley al bajo vuelve a brillar con luz propia y Ribler y Van Zandt se enzarzan en dos tremendos solos conjuntos, especialmente brillante e intenso el que cierra la canción.

Llega la pausa momentánea con el homenaje a la Motown y todos sus grandes artistas, con mención especial a The Temptations. Steven explica que escribió el siguiente tema, Some Things Just Don’t Change, como si fuera para ellos, pero que no tuvo valor de hacérselo llegar y al final acabó en un disco de Southside Johnny. Alabó la figura de David Ruffin, el lider de la época más famosa del célebre grupo de soul y lo feliz que fue de poder conocerle durante las sesiones de Sun City, el álbum anti-apartheid que Van Zandt creó junto a un impresionante elenco de artistas en 1985.

Saint Valentine’s Day, el tema grabado originalmente por The Cocktail Slippers y Standing In the Line of Fire, por Gary U.S. Bonds, se enlazaron a continuación para dar paso a la dosis más rockera de la noche con I Saw The Light, siempre efectiva y Salvation, la necesaria visita al indispensable testamento rockero de finales del siglo pasado, Born Again Savage.

Especialmente emotivo fue el speech sobre los orígenes del rock. Con una taza en la mano y toda la pausa se dedicó a glosar esos orígenes de cantantes callejeros que mezclaban géneros como el rhythm & blues o el gospel y como de ese embrión de grupos de armonías vocales surgió toda una industria musical que tomó el mundo y las radios por asalto. Reconoció la figura de Alan Freed, el primer disc-jockey que se atrevió a promocionar música negra en emisoras para blancos, en una época en la que la segregación racial era incuestionada y cómo ese pionero murió en la miseria a pesar de haber sido el responsable de uno de los mayores avances sociales y artísticos de su época. El bellísimo tema doo-wop, The City Weeps Tonight, homenajea toda esa época de los lejanos años cincuenta y resulta impresionante ver a Steven, bien entrado en sus sesenta años, hacer alarde de voz y de saber cantar en un tema tan sentido y complicado. Uno de los momentos mágicos de la noche sin duda.

El salto generacional nos lleva después a los años setenta y a James Brown para escuchar la intensa y “Shaftiana”, Down & Out in New York City. Más de diez minutos de virtuosismo y ambiente cien por cien blaxplotation. Stan Harrison borda sus líneas de flauta tan características del tema. Uno a uno todos los componentes de la maravillosa sección de viento de los Disciples of Soul se turnan en el centro del escenario para hacer fantásticos solos en un auténtico viaje en el tiempo. Una brutalidad.

Los siguientes en lucirse fueron los teclistas. El siempre alabado por Steven, Lowell “Banana” Levinger, mandolina en mano y el recién llegado Andy Burton al acordeón, ejercen de escuderos de Steven en Princess of Little Italy, antes de enlazar sin pausa los tres temas reggae de su repertorio: Solidarity, Leonard Peltier y, sobretodo, otra de las imprescindibles, I Am A Patriot.

Groovin is Easy, de Electric Flag nos encamina hacia el incendiario final del set con la rockera Ride The Night Away, grabada originalmente por Jimmy Barnes y más tarde elevada a los altares en el superlativo álbum de Southside Johnny, Better Days. Es el tema que cierra Soulfire y parece por un momento que también lo haría con el concierto, pero apenas sin pausa arranca la que no puede faltar nunca en un show de Steven, lo más parecido que tiene a un hit, al menos en varios países europeos: Bitter Fruit. Por mucho que el Asbury Park Sound sea su seña de identidad y su aportación principal a la música occidental contemporánea, un espectáculo sin su tema más famoso sería un puñetero sacrilegio. Elegante y arreglado con la sección de viento, el tema suena a gloria, dinámico y fresco como siempre. El jovencísimo Anthony Almonte, se vuelve loco y se lanza a una orgía de timbales y percusión impresionante y Steven disfruta su clásico solo de guitarra a todo ritmo. Y el set principal acaba con otra de las indispensables, Forever, con la banda y el personal presente, entregados, botando al ritmo del tema de 1982. Un final por todo lo alto.

Sin embargo y aunque ya se habían cumplido sobradamente las dos horas de concierto, aún hubo tiempo para los bises de rigor. Comenzaron con un tema de los Ramones muy adecuado para estas fechas, Merry Christmas (I Don’t Want to Fight Tonight), que ha aparecido pocos días después editada de forma oficial. Después, otra de las fijas y con razón, el himno de Southside Johnny & the Asbury Jukes, I Don’t Wanna Go Home, y una potente y motivadora Out of the Darkness que sonó fresca y emocionante para cerrar el concierto, demostrando la buena forma física de toda la banda.

Como seguidor de este maestro desde mi más tierna adolescencia, debo decir que nunca pensé que presenciaría este momento en el que por fin, después de muchos años de silencio musical podríamos disfrutar todos de una de las figuras más carismáticas del rock de las últimas décadas. Little Steven, el músico, guitarrista, arreglista, compositor, productor, actor y, en general, hombre de muchos sombreros, parece estar viviendo una segunda juventud, saldadas por fin sus deudas consigo mismo, con la política y con el mundo del que desconectó como artista musical a principios de siglo. Su legado como mano derecha de Springsteen y como músico en solitario avalan una trayectoria con sus altibajos pero siempre sorprendente tanto por sus escarceos con estilos musicales contrapuestos como por sus incursiones en otros medios como la televisión. Reencontrarlo, redescubrirlo o simplemente descubrirlo, a estas alturas de la película es realmente un placer y el mejor ejemplo de aquello tan manido de “quién tuvo, retuvo”.

Si la siguiente gira de los Disciples of Soul y su jefe pasa cerca de vuestra casa, no lo dudéis, hay que rendirles visita. Uno de sus conciertos es un mágico paseo por el tiempo y la música que os dejará huella.

Y en estos tiempos que corren, eso no es algo que se pueda desechar así como así.

Zurich: The River, en segundo plano

crowd

por Glòria Torrent Caldas

Pasaban 20 minutos de las 18.30h, hora prevista de inicio del concierto, y la puntualidad suiza mandaba prisa. El estadio Letzigrund de Zurich –completamente lleno, tanto de locales como de fans que han seguido al Boss este verano por Europa– tenía ganas de rock. Bruce Springsteen también. La intención quedó clara con el tema de apertura, “Prove It All Night”, seguido por un energético “My Love Will Not Let You Down”.

trappedA pesar de tratarse de la gira de The River, Springsteen se desvió bastante y tan solo interpretó seis temas del álbum, dejando de lado la mayoría de las joyas del álbum. Era el final de la gira europea, así que el objetivo se centraba en contentar al público al máximo y agradecerle su apoyo. Por ello, Springsteen modificó su setlist inicial y aceptó muchas peticiones. Algunas creativas como “Trapped”, representada por un cartel de Bruce y Stevie en una cárcel y otras mucho más inusuales y arriesgadas como “None But the Brave” o “Roll the Dice” (estrenos en la gira) precedidas por momentos de conexión con el público mediante bromas sobre no estar preparado para ello.

joleblonEl concierto siguió con un ritmo poco consistente ya que Bruce Springsteen mezcló temas de lo más rockeros, como “Jole Blon” o “Murder Incorporated”, con baladas como la indispensable “The River” o una cuestionable versión de “Atlantic City”, pausando constantemente el ritmo del concierto. Sin embargo, the Boss puso la piel de gallina a todo el estadio con su emotivo “American Skin (41 Shots)”, justo un día después de los tiroteos en Texas.

El público suizo, de actitud seria y ordenada, se mostró bastante apagado al inicio del espectáculo a los ojos de una latina como yo, ansiosa de Bruce ya que era el primer y único concierto de la gira al que podía asistir. A medida que el show avanzó, sin embargo, la dinámica cambió y el público se animó especialmente con el repertorio final de grandes hits.

Como manda la tradición, Springsteen sacó a cantar en la parte final de “Waitin’ On a Sunny Day” a un niño espabilado que aprovechó el momento para correr hacía la batería y pedir las baquetas a Mighty Max, ante la incredulidad de Bruce. También invitó a gente a subir al escenario para bailar durante “Dancing in the Dark”, pero en esta ocasión, en vez de encontrar una substituta de Courtney Cox, el escenario se convirtió en un corral con varias chicas yendo de un lado a otro como si de las Ramblas se tratara.

jakeEl previsible, pero deseadísimo y efectivo bis empezó con la mítica “Jungleland”, con una brillante actuación de Jake Clemons. Tampoco faltaron los coreados “Born to Run”, “Born in the USA” y el conmemorativo “Tenth Avenue Freeze-Out”. No obstante, la gran ausente fue “Thunder Road”, prevista en el setlist pero dejada de lado finalmente.

El colofón final de la gira europea estuvo marcado por la legendaria descripción de la E Street Band, la nostálgica “Bobby Jean” y un extensa y celebrada “Twist and Shout”.

 

Bruce Springsteen: uno di noi

B__SS15912por Cris Magdaleno

Uno a veces se pregunta si es conveniente mitificar a ciertos seres humanos. Muchos señalarán la necesidad de tener referentes en esta vida para hacerla algo más llevadera, mientras que otros asegurarán que fabricar figuras a los que asociamos más con la providencia que con los mortales nos hace bastante más mal que bien.

¿Es o ha sido Bruce Springsteen un mito? No. La grandeza de este tipo de Jersey reside en que, viviendo en una mansión en los altos de no sé qué colina norteamericana, todavía puede seguir conectando con el público de cualquier ciudad y cualquier país del mundo. Ha sabido relatar las diferencias entre las expectativas y los sueños con lo que finalmente nos ha deparado la vida a cada uno de nosotros. Y lo hace sin paliativos. Durante casi cuatro horas de puro rock and roll. Con luces y sombras, sí. Pero como todo. De eso se trata.

Lo que Springsteen logra, y sigue logrando aún ahora, no tiene mucha ciencia, a pesar de que es verdad que no siempre está al alcance de todos. Bruce sube al escenario y es capaz de despiezarse a sí mismo a través de las canciones que ha escrito a lo largo de su vida. Presentándose con sus miedos e inseguridades. Con sus historias de amor y sus fracasos. Con sus disyuntivas existenciales y sus distintas fases vitales. Presentándose ante todos, al fin y al cabo, con lo que representa la vida. Construyendo un espejo en el que mirarnos y en el que compartir lo que hemos experimentado hasta ese preciso momento, en el que te reconcilias un poco con todo. No hay mejor disco para esta catarsis que el que fija el rumbo de esta gira: The River.

B__SS15876La segunda y última noche de Bruce Springsteen y la E Street Band en San Siro tuvo lugar este martes. Con sólo una parada más por delante en la agenda italiana de este tour (Roma) el Boss ofreció uno de los mejores conciertos de la parte europea de El Río.

Aunque con menos material de The River que el domingo, fue la primera vez en Europa que Bruce abrió con el outtake Meet Me In The City, demostrando que es un gran show opener capaz de levantar del asiento de igual manera que cualquier otro de sus grandes éxitos. Mención especial para Stevie Van Zandt, por cierto, que pareció disfrutar tocando la canción casi más que cualquiera de los que estábamos allí.

Tras una soberbia y potente Prove It All Night le siguió Roulette, tan cruda como siempre, con los italianos rugiendo cada vez que llegaba el turno de gritar el título de la canción. Hasta Fire, que nunca había sido tocada en San Siro, durante las 8 primeras canciones del espectáculo no hubo tiempo para reponerse. Una tras otra hasta Rosalita, que lamentablemente está siendo poco frecuente en suelo europeo.

Something in the Night estuvo perfectamente ejecutada y elevó la categoría del concierto hasta prácticamente un nivel etéreo. Incluso los clásicos bramidos de Bruce durante este tema fueron replicados por los fans en San Siro, que hacían honor a su fama de ser, según el propio Springsteen, el mejor público del mundo.

La velada del martes tuvo mucho del Darkness on the Edge of Town, con un Bruce apoteósico a la guitarra al más puro estilo 1978. Apareció también Racing in the Street y Streets of Fire, con una fantástica interpretación de Roy Bittan, el pianista, que no se cansa de demostrar noche tras noche que es absolutamente imprescindible. También en The Price You Pay jugó Bittan un papel sublime. La ausencia de esta joya en muchos conciertos de esta gira está injustificada. Al igual que el reciente olvido que Springsteen le procura a I Wanna Marry You con la intro Here She Comes, que demostró ser enormemente evocadora en la gira española, por ejemplo.

Tras Badlands, y el casi derrumbe de los cimientos del Giuseppe Meazza por culpa de la locura que genera esta pieza, comenzaron los bises. Si bien el domingo fue el turno de Jungleland, esta vez lo fue para otra epopeya de proporciones bíblicas recogida también en Born to Run. Una de esas joyas del Springsteen urbano y callejero: Backstreets, que puso la guinda a un concierto extraordinario y probó que Bruce es capaz de lo mejor aún cuando parece que algunos le cuestionan, a menudo con razón, su populismo y su claudicación ante las masas y los grandes éxitos. No hubo esta vez Waitin’ on a Sunny Day, aunque sí Darlington County. No nos libramos de ella ni repitiendo noche. Aún así, lo cierto es que el balance total de las dos noches fue muy positivo.

B__SS15872Born to Run sirvió de nuevo como eucaristía springsteeniana con la que redimirse de absolutamente todo, mientras los focos mostraban el brillo en los ojos de muchos de los que estábamos allí presenciando una noche irrepetible. Seven Nights to Rock puso la nota de color cincuentera y Shout y Bobby Jean finalizaron la fiesta. Aunque, como es ya habitual, Bruce volvió a salir portando cual escudo su guitarra acústica y su armónica. Antes de tocar, Springsteen dedicó unas palabras en italiano con las que mostraba al público su agradecimiento por las dos noches en San Siro: «Os amo, Milán. Os amo, San Siro». This Hard Land fue el último tema.

Y tal como dice la canción, mientras veíamos al hombre que ha contado muchos de los episodios de nuestra vida, permanecimos fuertes, permanecimos hambrientos y permanecimos vivos. Es necesario hacerlo, sobre todo cuando, como a mí, ya no te quedan más conciertos de Springsteen en el horizonte. Cuando te tienes que marchar a lidiar con lo que algunos conocen como el Bruce’s blues (la depresión post-Bruce, por decirlo de alguna manera).

Si algo espero de las giras venideras es que Springsteen sea un poco más consciente de que ha llegado a una etapa vital en la que debería cuidar algo más su legado. Estos conciertos siempre sientan bien. Son fuente de adrenalina y satisfacción en grandes dosis. Pero siento que Bruce y la E Street Band hacen este tipo de espectáculos porque están apurando una máquina de hacer rock and roll que dentro de pocos años ya no será capaz de tocar así durante 4 horas. Y me parece bien. Pero creo que es posible, y necesario, tomar una nueva dirección. Reinventarse estará bien. Todos lo hemos hecho en algún momento de nuestra historia. Y, al final, creo que Springsteen también lo hará. ¿Sabéis por qué? Porque, aunque a veces no lo parezca, es uno di noi.

Fotos: René Van Diemen. Courtesy of Backstreets.
Ir arriba