the e street band

Nassau Coliseum Dec. 28, 1980


Con la edición del concierto del 28 de diciembre de 1980 en el Nassau Coliseum de Nueva York se completa la trilogía de conciertos que Bruce Springsteen & The E Street Band ofrecieron para cerrar de forma majestuosa el año y la primera parte de la gira The River.

Esta actuación, la primera de las tres noches, arranca con la versión roquera del clásico «Merry Christmas, Baby» de Lou Baxter (grabada en 1947 por Johnny Moore, aunque la versión de Springsteen está basada en la de Otis Redding de 1963), seguida de un explosivo trio formado por «Badlands», «Two Hearts» y «Tenth Avenue Freeze-Out» para mostrar el poderío de la E Street Band.

Entre los momentos destacados están el estreno de «This Land is Your Land», con un Bruce más concienciado social y políticamente tras leer la biografía de Woody Guthrie escrita por Joe Klein, tal como menciona antes de iniciar la canción, en una versión distinta de la que llegaría a Europa en la gira de 1981.

La primera parte transcurre combinando rocks poderosos y acelerados («Out in the Street», «Prove it All Night», «Who’ll Stop the Rain» o «The Promised Land») con baladas que dan un respiro a la intensidad de la noche («Independence Day», «Factory» o «The River»), culminando con una sentida «Thunder Road» donde Bruce deja cantar al público más estrofas de lo habitual, convirtiéndola en una de las versiones más emocionantes de su carrera.

Tras un descanso Bruce y los E Streeters vuelven al escenario para una segunda parte trepidante repleta de canciones de The River (llegaron a tocar 13 temas del álbum esa noche). Tras un inicio desenfrenado con «Cadillac Ranch» y «Hungry Heart» llega la festiva «Sherry Darling», con su extenso solo de saxo al final. Ojo a los coros en «Hungry Heart» a cargo de los invitados Mark Volman y Howard Kaylan (conocidos como «Flo & Eddie») replicando lo que ya hicieron en la versión del álbum, y al entusiasmado público cantando a todo volumen la primera estrofa de la canción y el estribillo. 

Tiempo ahora de revisar el pasado con dos outtakes del Darkness: «Fire» y «Because the Night». Se da la circunstancia de que esta última fue publicada en la caja Live/1975-85, aunque el larguísimo solo de guitarra fue cambiado por un solo más corto que Bruce hizo en el estudio en 1986, alterando así la verdadera versión en directo, una práctica que repitió en muchas otras canciones de la famosa caja.

Sus primeros discos quedan bien representados por sendas y estupendas versiones de «Sandy», «For You» y «Rosalita», las cuales acompañan a las canciones de The River, con sus canciones más eléctricas («The Ties That Bind», «Ramrod», «You Can Look»), alternadas con las baladas («Stolen Car», «Wreck on the Highway», «Point Blank»).

A un concierto de por sí muy extenso se añade una contundente tanda de bises, con la apropiada «Santa Claus is Coming to Town» junto a «Jungleland», «Born to Run» y el «Detroit Medley», alargando el show hasta las 3 horas y media, dejando a un público exhausto que ha tenido la ocasión de celebrar el final del año con un concierto impresionante (que incluso sería superado en las dos noches siguientes, también publicadas del archivo oficial).

Bruce Springsteen acababa de llegar por fin al nº 1 de las listas con su flamante doble álbum The River, tenía 31 años, se permitía tocar casi cuatro horas cada noche junto a una E Street Band en plenitud y se preparaba para la conquista de Europa el año siguiente.

The Legendary 1979 No Nukes Concerts: 19 de noviembre

 

Coincidiendo con su 72 cumpleaños, Bruce Springsteen ha anunciado los detalles de su próximo disco The Legendary 1979 No Nukes Concerts. Se publicará el 19 de noviembre y en estos formatos: Doble vinilo, Doble CD+DVD y Doble CD+Bluray.

El álbum y DVD recogen una mezcla de los dos conciertos que Bruce Springsteen y la E Street Band ofrecieron en el Madison Square Garden de Nueva York los días 21 y 22 de septiembre de 1979, cuando formaron parte del elenco de artistas que participaron en los conciertos antinucleares «No Nukes», organizados por MUSE, una asociación liderada por músicos como Jackson Browne, Graham Nash o Bonnie Raitt. El primer concierto supuso el estreno mundial de una nueva canción, «The River», basada en la vida de la hermana del artista, y que acabaría dando nombre a su nuevo álbum en estudio, publicado un año después.

Las 13 canciones distintas que tocaron quedan reflejadas en este doble álbum y DVD/Bluray, incluyendo los bises (distintos cada noche). El realizador Thom Zimny, colaborador habitual de Springsteen, se ha encargado de restaurar y editar las filmaciones originales de 16mm, mientras que Bob Clearmountain se ha ocupado de mezclar la grabación en audio, dando resultado a una espectacular película que refleja las explosivas actuaciones de Bruce y su banda en los años 70. El clip promocional nos muestra con claridad la grandeza y majestuosidad de esos conciertos.

Los años 70 fueron un periodo dorado en la historia de Bruce Springsteen and the E Street Band, y The Legendary 1979 No Nukes Concerts es el mejor documento que nunca tendremos de esa era», ha dicho Jon Landau. «Es un espectáculo de rock puro de principio a fin, el nivel de energía es transcendente, y el dominio del arte y el oficio del rock es sobrecogedor».

Tres canciones («Thunder Road», «The River» y unos fragmentos de «Quarter to Three») se habían publicado anteriormente en la recopilación de vídeos Video Anthology 1978/2000 y en la película No Nukes estrenada en 1980, y otras dos («Stay» y una versión abreviada de «Detroit Medley») se publicaron en el triple álbum de vinilo No Nukes, editado en noviembre de 1979.

El 16 de noviembre se publicará en formato digital descargable, y a partir del 23 de noviembre se podrá también alquilar en diversas plataformas de streaming.

El repertorio completo incluye estas 13 canciones:

1. Prove It All Night
2. Badlands
3. The Promised Land
4. The River
5. Sherry Darling
6. Thunder Road
7. Jungleland
8. Rosalita (Come Out Tonight)
9. Born To Run
10. Stay
11. Detroit Medley
12. Quarter To Three
13. Rave On

Clip promocional de The Legendary 1979 No Nukes Concerts:

Todo lo que el cielo permitirá

por Asier Miner

Comenzamos a ver la luz al final del túnel. Poco a poco, aún con un fututo absolutamente incierto, pero con la sensación de que el peor momento lo hemos dejado atrás. En el caso de los amantes de la música, al menos hemos disfrutado de una compañera de viaje imprescindible a lo largo de este nefasto año. Gracias a la presencia de nuestros artistas inseparables, con el sonido de los discos y canciones que han marcado nuestras vidas, la soledad y el miedo han dolido menos, provocando que el día a día haya sido mucho más luminoso. No obstante, todavía tenemos una espina clavada: los conciertos. Cuánto se echan de menos y qué cantidad de noches habremos pasado fantaseando sobre el próximo directo mágico al lado de la mejor compañía posible.

Si eres fan de Bruce Springsteen, la agonía estará siendo incluso mayor. El de Nueva Jersey, junto a su inseparable E Street Band, llevan décadas ejemplificando los mejores valores del rock and roll. Su músculo interpretativo es tan sobrecogedor que, al presenciarlo, es prácticamente imposible no caer rendido a sus pies, especialmente al hacerlo por primera vez. Además, a la pasión desatada, desbordante energía y especial comunión que Springsteen contagia a sus aficionados, se le une otro factor igual de fundamental: el repertorio. Los casi cincuenta años de trayectoria musical del boss han dado como resultado un cancionero rico en matices, absolutamente esplendoroso. Bruce es capaz de llevarte a cualquier lugar. Su música explora territorios diversos, así como estados emocionales diametralmente opuestos. Por eso, estés triste o feliz, melancólico o rabioso, aterrado o esperanzado, su obra siempre es un camino reconfortante al que dirigirse. Siempre te sentirás comprendido por él, independientemente del estado vital en el que te encuentres.

Regresando a los conciertos, pensar que, si las condiciones lo hubiesen permitido, en 2020 Springsteen habría salido de gira debido a la publicación de su último álbum, Letter to You, provoca una sensación extraña, de oportunidad perdida. Es evidente que el tiempo pasa. Pese a su magnífica salud, los miembros de la E Street Band no son eternos. Parece mentira cuando los observas en escena, todavía pletóricos, vigentes, vertiginosos, transmitiendo un amor por su oficio envidiable. Aun así, nadie es inmune al transcurso de los años, y no tener certezas sobre el fin de la pandemia deja muchas preguntas en el aire. Está claro cuál es la principal de todas, la que merodea por la mente de los fans de Bruce: ¿Volveremos a verle?

La respuesta depende del desarrollo de la pandemia. Los conciertos regresarán cuando ésta se haya esfumado, más aún eventos tan multitudinarios como los que propicia el norteamericano. No cabe duda de que hay señales que invitan al optimismo, pero en casos como el actual la prudencia siempre es necesaria. No obstante, lo que salta a la luz es que la carretera es el territorio natural de la E Street Band. Los directos son su gasolina, la vitamina que mantiene la llama de la banda encendida. Tienen mucho que decir, no solamente por la espectacular calidad artística que siguen atesorando, sino también por el deseo por mantenerse activos que demuestran de forma constante.

Asimismo, es importante destacar el gran momento compositivo en el que se encuentra Bruce. Sus dos últimos discos, Western Stars y Letter to You, ponen de manifiesto que su inspiración le está acompañando. Mención especial merece la segunda obra, grabada con el grupo en tan solo cinco días. Un proceso que alumbró uno de los discos más sólidos y emocionantes de Bruce desde la entrada del siglo XXI, donde intérprete y banda se unieron como la familia que siempre han sido para remar en la misma dirección, con las habilidades y la ambición intactas, ayudados por el mismo fervor con el que dieron sus primeros pasos. Precisamente, esa es la sensación que prevalece después de ver el documental que acompañó a Letter to You: Springsteen no tiene una banda de apoyo, sino una familia que cree en él y continuará su estela hasta el final del trayecto.


Quizás por este motivo los conciertos de Springsteen son únicos. Porque ves pasar tu vida delante de tus ojos. Los momentos que han definido tu existencia. Tus amores y desamores, caídas y victorias, sueños cumplidos y rotos. Cuando le ves, empapado en sudor, exultante frente al micrófono, da igual la edad que tengas. Vuelves a ser el adolescente que dio su primer beso o aquel joven que daría lo que fuese por conducir toda la noche con su chica ideal. Con Springsteen te das cuenta de que todo es posible. Quién sabe todo lo que el cielo permitirá.

Nueva playlist oficial: «Songs Under Cover Vol.2»

Se ha publicado en Spotify, Apple Music y otras plataformas de streaming una nueva colección de canciones grabadas en directo (con esta van ya nueve). En esta ocasión se trata de la segunda compilación de versiones de otros artistas que Bruce Springsteen y la E Street Band (y Bruce en solitario) tocaron en sus conciertos entre 1975 y 2016.

Destacan brillantes versiones de clásicos de Carole King («Goin’ Back»), Creedence Clearwater Revival («Who’ll Stop the Rain?»), Eagles («Take it Easy»), Buddy Holly («Rave On»), The Clash («Clampdown») o David Bowie («Rebel Rebel»), hasta un total de 15 canciones.

Todas la grabaciones están extraídas de la colección de conciertos que Springsteen publica mensualmente en su Archive Series a través9 de la plataforma Nugs.net.

Escucha esta playlist (y las ocho anteriores) en Spotify. Te esperan 105 canciones y más de diez horas apasionantes.

Se estrena un vídeo de «I’ll See You In My Dreams»

Bruce Springsteen ha publicado un cuarto vídeo extraído del flamante Letter to You. El vídeo de «I’ll See You In My Dreams», que mezcla imágenes de la grabación en estudio junto a material de la E Street Band en los años 70, está dedicado a la memoria de Michael Gudinski, el que fuera el promotor en Australia de los conciertos del artista, fallecido recientemente.

Ir arriba