2 julio, 2013

Hard Rock Calling

Bruce Springsteen se presentó por segunda vez en Londres, esta vez en el marco del festival Hard Rock Calling, en su nuevo emplazamiento en el Olympic Park y sin las limitaciones de tiempo del año pasado, que ocasionaron que se cortara el sonido durante los últimos compases de «Twist and Shout». Curiosamente este año, sin límite de tiempo, Bruce dio un concierto más breve y menos inspirado.

Cansado quizá de tantos viajes y de tener que tocar dos noches seguidas, se le vio con menos energía y recurriendo de nuevo a su setlist más manido, quizá una buena táctica ante un público de festival menos dispuesto a oir canciones desconocidas. Abrió fuego con «Shackled and Drawn», «Badlands» y «Prove it All Night», seguidas de tres canciones de Nebraska, algo infrecuente: «Johnny 99», «Reason to Believe» y «Atlantic City».

Tras recordar los numerosos conciertos que ha ofrecido en el Reino Unido este año, y que en ellos había interpretado los discos Born to Run y Darkness on the Edge of Town, anunció que iban a sumar uno más a la lista, Born in the U.S.A. El resto del show prácticamente fue idéntico al de la noche anterior en París, salvo por la bienvenida adición de «Jungleland» como primer bis, y un cierre inesperado con una versión acústica de «My Lucky Day».

Ver setlist completo