25 marzo, 2011

Bruce Springsteen: el mito en directo. Quinta parte: 1977

por Salvador Trepat y Pablo Surja

1977

Hoy hace exactamente 34 años que Bruce Springsteen se subió por cuarta noche consecutiva al escenario del Music Hall de Boston para dar el último concierto de su minigira de 1977. Fue un concierto histórico, pletórico, definitivo, y considerado ya uno de los mejores de su carrera. No fue el único: la noche antes, con un par de canciones distintas, fue igualmente extraordinario. Si la tónica en esa época era dar conciertos inolvidables, esas dos últimas noches se salió, superándose a sí mismo y dejando marca en la historia.

Rebobinemos unos meses: la gira ‘Born to run’ acaba en noviembre del ’76 con los conciertos en el Palladium de Nueva York. Springsteen se toma un respiro en invierno, sólo aparente: siguen sus problemas legales con su mánager Mike Appel y el enfrentamiento en los tribunales. Su rabia y su frustración aumenta. No puede grabar, el juez, a petición de Appel, se lo prohibe momentáneamente. Bruce sigue escribiendo canciones durante este periodo de lucha. A las ya estrenadas en los conciertos («Rendezvous», «Something in the Night», «Frankie» y «The Promise») se unen «Sherry Darling» (una canción alegre -escrita en el 76- en medio del drama, no estrenada ni en directo en esos momentos), «Action in the Streets» y «Don’t Look Back».

En enero del ’77 Springsteen entra en un estudio, pero no para grabar sus nuevas canciones sino para colaborar con Ronnie Spector. Con la ayuda de la E Street Band graban el single «Say Goodbye to Hollywood» / «Baby Please Don’t Go». Al parecer las sesiones se alargaron y grabaron muchas más canciones con destino a un posible álbum, que nunca se editó. El resto del material, por tanto, sigue encerrado en algún archivo y nunca se ha publicado. El 22 de enero Bruce sube a un escenario de nuevo: esta vez en un pequeño club de Hillsdale, Nueva Jersey. Sin previo aviso, canta «Carol» y «Rosalita» con la banda Pegasus . Una noche de diversión para mitigar sinsabores.

Ya en febrero se lanza a la carretera de nuevo con la E Street Band: toca sobrevivir y ganarse el pan. Continúa el llamado The Lawsuit Tour, con 33 fechas por Estados Unidos y Canadá. La gira acaba con cuatro conciertos en Boston en marzo. Hay grabaciones de la mayoría de estos conciertos, incluídos los cuatro finales de Boston.

Bruce sigue incorporando a los Miami Horns en estos conciertos. Es una auténtica delicia escuchar a toda la banda entregando sus mejores interpretaciones justo antes de la gira del Darkness. Los conciertos suponen un cambio de actitud respecto a giras anteriores: aparece el Springsteen más rabioso y enérgico, preludio de la gira que llegará al año siguiente. Springsteen apabulla noche tras noche, estrena nuevas canciones y muestra una capacidad de comunicación y entrega inusitadas.

Debuta «Action In The Streets», una composición muy soul de Bruce, que incomprensiblemente solo apareció durante estos dos meses de gira y se perdió para siempre. Igual de raro es lo de «Don’t Look Back», estrenada en marzo en un concierto en Ohio, descartada de la selección de Darkness un año después, y olvidada hasta su publicación en Tracks y su reaparición en el 99 en el Reunion Tour.

Datos curiosos de la gira: el 13 de febrero se tiene constancia del primer show conocido con intermedio (concierto en Toronto, del cual existe un fantástica grabación). Una versión revisada de «Something in the Night» abre el concierto en Rochester del 8 de febrero. El famoso «Detroit Medley» suena por única vez ese año en el concierto de Detroit del 15 de febrero. Dos días después, en Cleveland, Ronnie Spector sube al escenario del Richfield Coliseum para cantar «Be my Baby», «Walking in the Rain», «Baby, I Love You» y «Say Goodbye to Hollywood». Del concierto en St.Paul del 19 de febrero se conserva una filmación en Super8, ampliamente circulada entre coleccionistas, que incluye 11 de las 13 canciones del concierto y nos muestra a un Springsteen pletórico.

Llegado marzo Springsteen toca en Florida, y del concierto en Jacksonville (día 4) se conserva otra fantástica grabación con una increíble versión de «It’s my life». El día 12 en Latrobe, PA el concierto acaba con un intenso «Twist and Shout» mezclado con el clásico de The Premiers «Farmer John». Salvo algunas rarezas ocasionales, como las aquí mencionadas, la gira mantiene un repetorio bastante estable, abriendo los conciertos con «Night» y cerrándolos con la espectacular «Quarter to Three».

Y llegamos a los cuatro conciertos en Boston que cerrarán la gira. Hay que poner atención especial a los dos últimos, considerados como algunos de los mejores de su carrera. Estamos, sin duda, ante algo grande. Por suerte, hay grabaciones de buena calidad de los cuatro conciertos, así que podemos echar un buen vistazo a lo que vieron y escucharon los afortunados que asistieron.

El repertorio de los cuatro conciertos es muy parecido, con pocas variaciones, pero llegados a este punto parece buena idea poner el listado completo del último concierto:

Night
Don’t Look Back
Spirit In The Night
Incident On 57th Street
Thunder Road
Mona – She’s The One
Tenth Avenue Freeze-Out *
Action In The Streets *
It’s Hard To Be A Saint In The City
Backstreets
Jungleland
Rosalita (Come Out Tonight) *
Born To Run
Quarter To Three *
Little Latin Lupe Lu *
You Can’t Sit Down *
Higher And Higher *

* con The Miami Horns (sección de vientos)

(foto: apoteosis en el Boston Music Hall, 23.3.1977)

El núcleo del concierto está formado por 7 de las 8 canciones de Born To Run, solo falta «Meeting Across The River». Llegados a este punto se puede ver claramente una criba; quedan pocas cosas de giras anteriores. No obstante, lo que queda es muy sólido: nada menos que «Spirit In The Night» (durante la cual Bruce salta a la pista y se pasea entre el público por los pasillos de los teatros y pabellones), una memorable «Incident on 57th Street» y «Rosalita», auténticos pesos pesados.

El número de canciones por concierto está entre 15 y 17. Puede parecer un repertorio corto porque a partir de giras posteriores aumenta mucho el número de canciones, pero hay que tener en cuenta que varias de esas canciones son deliciosamente interminables. Un «Rosalita» de la época son 13 minutos, «She’s The One» (con su larga intro) son 12, y «Backstreets», con un maravilloso interludio, llega hasta los 18 minutos en Boston. Definitivamente no son conciertos cortos.

Las habituales canciones rockeras del final de concierto en esta ocasión son «Quarter To Three», «Little Latin Lupe Lu», «You Can’t Sit Down» y «Higher and Higher», todas de marcado aroma soul, llevando el concierto, acompañado por los Miami Horns, a su máximo desenfreno y delirio. «Higher and Higher», del inolvidable Jackie Wilson, es quizá uno de los momentos definitivos de su carrera sobre un escenario. Es, sencillamente, apabullante.

Los entendidos en analizar las grabaciones hablan del «Backstreets» del día 25 como el mejor «Backstreets» de la historia. Es la interpretación definitiva, y esa es la palabra clave, ‘interpretación’. No se oye nada increíble que no vayas a encontrar en otra grabación, pero está todo tocado con una gran intensidad, con mucha fuerza y convicción.

De hecho, en toda la gira se nota cierto ‘enloquecimento’ (en el sentido más positivo); las interpretaciones no son grandes por su técnica sino por su emoción. Es algo difícil de explicar. Hay muchas cosas que hemos hablado aquí que son fáciles de contar para que todo el mundo las entienda. La magia de estos conciertos no es una de estas cosas: hay que oirlo.

La grabación que circula es de audiencia, con calidad más que suficiente para apreciar todo bien. Sin embargo no se trata de una de esas grabaciones con sonido espectacular, que te hacen creer que el concierto es más de lo que es. Todo suma: desde el momento inicial con Bruce preguntando al público si está preparado para la última noche, la intro de «She’s the One», los solos de «Saint in the City» y, sobre todo, cada detalle de un «Backstreets» y un «Jungleland» increíbles, llenos de emoción. La culminación de todo llega con el «Higher and Higher» final, sobrecogedor.

A partir de marzo Bruce actúa de manera ocasional en pequeños clubs con otros artistas, tocando en conciertos de Southside Johnny o The Shakes. A mitad de mayo actúa en tres conciertos en Red Bank sustituyendo a Southside Johnny. Southside se pone enfermo, y para no cancelar sus conciertos ofrece a Bruce el cargo de líder de su banda. Un gran premio para los fans, quienes se encuentran con Springsteen liderando a los Asbury Jukes en una serie de conciertos bautizados como The Asbury Park All-Star Revue, que incluyen al propio Springsteen, junto a Miami Steve (cantante principal), los Asbury Jukes, Ronnie Spector y la E Street Band. Una explosiva combinación para tres conciertos mágicos en el Monmouth Arts Center de Red Bank.

El 27 de mayo se produce un hecho relevante: Mike Appel y Bruce Springsteen se ponen de acuerdo ante el juez para solucionar sus diferencias sin tener que llegar a un juicio público. En el acuerdo conseguido Springsteen queda libre para grabar y trabajar con Jon Landau como productor, y Mike y Bruce se reparten los derechos de las canciones, pasando éste a controlarlas. Al día siguiente Bruce y Steve lo celebran viendo un concierto de Elvis Presley en el Spectrum de Philadelphia. Al parecer, el concierto (uno de los últimos de Elvis antes de morir tres meses después) fue decepcionante y ambos volvieron a Nueva Jersey descontentos.

Llega el verano y Springsteen y la E Street Band entran al estudio por fin para grabar su nuevo álbum (hecho perfectamente documentado en el documental The Promise: The Darkness on the Edge of Town Story). En Octubre Bruce graba unas frases en la canción de Lou Reed «Street Hassle». El disco se publicaría en marzo de 1978. También cede «Because the Night» a Patti Smith, con quien acaba tocando en directo (piano y guitarra) en clubs de Nueva York. Ya en diciembre Bruce cede la canción «Fire» a Robert Gordon e incluso participa en la sesión de grabación de éste, tocando el piano. También sube a tocar con él en clubs de Nueva York.

(foto: con Robert Gordon y Link Wray en 1977)

El año acaba en New Jersey con un concierto de fin de año de Southside Johnny en el Capitol Theatre de Passaic. Un concierto transmitido por radio y con sorpresa final: Springsteen y la E Street Band suben al escenario durante los bises y el teatro explota con «You Can’t Sit Down», «The Fever», «Higher and Higher» y otras. Acabado el concierto siguen las sorpresas: Bruce y la E Street Band y los Asbury Jukes deciden seguir la fiesta por su cuenta, regresan al escenario y tocan la primera versión conocida de «Drive All Night» (en una versión abreviada) como intro a una memorable «Backstreets». La ingesta de alcohol pasa factura, y Springsteen, claramente ebrio, se olvida la letra de «Born to Run» y acaba arrastrándose por los suelos en una delirante «Quarter to three». Gran parte del show fue transmitido por radio, y la parte final fue filmada para la posteridad por las cámaras fijas del teatro (como lo harían al año siguiente, inmortalizando dos de los conciertos en Passaic de la gira Darkness). La calidad de imagen es bastante mala pero permite ver/disfrutar de esos momentos históricos.

El delirio de fin de año:

(foto: fin de año en Passaic)

En cuanto a las grabaciones de ese intenso año, el concierto del día 25 de marzo es el que más fama tiene entre los coleccionistas, aunque hay otros que le van a la zaga. Estas son las más recomendables:

13 de febrero de 1977 Maple Leaf Gardens, Toronto, Canadá
22 de febrero de 1977 Arena, Milwaukee, Wisconsin
4 de marzo de 1977 Auditorium, Jacksonville, Florida
13 de marzo de 1977 Towson Center, Towson (Baltimore), Maryland
24 de marzo de 1977 Music Hall, Boston, Massachussets
25 de marzo de 1977 Music Hall, Boston, Massachussets
31 de diciembre de 1977 Capitol Theatre, Passaic, New Jersey

Leer la primera parte (1973).
Leer la segunda parte (1974).
Lee la tercera parte (1975).
Lee la cuarta parte (1976).