16 enero, 2012

Springsteen, solidario de nuevo

El pasado sábado Bruce Springsteen cantó de nuevo en el Light of Day. Lo que hace más de una década empezó como un pequeño concierto benéfico para recaudar fondos para la lucha contra la enfermedad de Parkinson, ha acabado conviertiéndose en un festival, con 5 días de conciertos en Nueva Jersey (básicamente en Asbury Park en estos últimos años) y Nueva York. El jueves Steve Van Zandt acudió al concierto en Nueva York, el viernes Garry Tallent subió al escenario para tocar con Sonny Kenn, y el sábado eran Max Weinberg y Bruce Springsteen (lo cual dio pie a especulaciones sobre una actuación improvisada con la E Street Band) quienes hacían su aparición estelar en el concierto principal del festival, en el Paramount Theatre de Asbury Park.

El viernes llegó la primera sorpresa, cuando Springsteen apareció en las calles de Asbury Park, en Mattison Avenue concretamente, junto a un equipo de vídeo. Al parecer, estaba filmando escenas para el que será el vídeoclip del primer single de su próximo álbum. Una docena de fans europeos se aproximaron y acabaron haciendo de extras en la filmación.

El sábado, en el teatro Paramount, Bruce hacía su aparición sobre el escenario para cantar a duo con Garland Jeffreys («Wild in the Streets») y Willie Nile («One Guitar»), y horas más tarde volvía al mismo provisto de una guitarra acústica, y sorprendiendo con una versión de «Incident on 57th Street», puro caviar para los oidos. A continuación empezaba el concierto de Joe Grushecky & The Houserockers, a los que Bruce se unió en su segunda canción. Siguiendo casi el mismo guión del concierto del año anterior, sonaron «Darkness on the Edge of Town», «Save my Love», «Atlantic City» o las electrizantes versiones de «Johnny 99» y «Adam Raised a Cain», intercaladas con repertorio de Grushecky («Never Be Enough Time», «I’m Not Sleeping», «Pumpin’ Iron»…), una apoteósica «Light of Day» con Max a la batería, la inevitable «Twist and Shout», y el cierre acústico con una coreadísima «Thunder Road». Dos horas de rock visceral a cargo de un artista en plena forma y con mucha hambre de escenario. Para muchos asistentes, una de sus mejores actuaciones en el Light of Day.

Ver repertorio completo.

Fotos: copyright 2012 rring