22 octubre, 2020

Letter to you: persiguiendo fantasmas

Bruce Springsteen – Letter to You
Persiguiendo fantasmas

por Héctor G. Barnés

Nils Lofgren, Bruce Springsteen y Ron Aniello durante la grabación de Letter to you. AppleTV+

Ha sido una conversación recurrente en garitos de rock, salas de conciertos y foros de internet. Cuando el efecto desinhibidor de las cervezas hacía efecto, tarde o temprano alguien sacaba el tema a relucir: “Mira, Springsteen lo que tendría que hacer es dejarse de tonterías y grabar un disco con la E Street Band, todos juntos en el estudio, one, two, three y a correr”. Una aseveración generalmente acompañada por un “eso, y que lo produzca Little Steven, como The River”. Un utópico retorno a las operetas urbanas, los himnos de puño en alto y las guitarras tintineantes que tal vez naciese con Tunnel of Love, el primer disco de Springsteen que nos recordó que a todos nos toca madurar. Ni la reunión de 1995, ni The Rising ni Workin’ on a Dream cumplieron esa promesa. Se acercó el injustamente denostado Magic, que no obstante, miraba con más deleite al superpop que abarca desde los Beach Boys hasta Magnetic Fields que a la lírica de la calle E.

Tras décadas de sortear conscientemente la carga que suponía la E Street Band, Springsteen ha comprado por primera vez la leyenda de la E Street Band tras la muerte de George Theiss, el último de los Castiles (banda de adolescencia del Jefe), punto de partida de este Letter to You como lo fuera aquel fan que le gritó «¡te necesitamos!» tras los atentados del 11 de septiembre. Ya conocen el resto: cuatro días de trabajo a razón de dos temas al día y una sesión adicional de mezcla, un puñado de canciones nuevas escritas en un alarde de inspiración y otras tres ya conocidas. Es el colofón del Springsteen «sabio», como lo denomina Steven Van Zandt, o «autorreferencial», como prefiero llamarlo yo. El de su libro de memorias Born to Run, el de Springsteen on Broadway y el de Western Stars, que contenía las mejores canciones escritas por su autor en mucho tiempo.

Desde luego, muy por encima de las de este Letter to You que persigue fantasmas sin alcanzarlos, quizá porque nunca estuvieron allí. ¿Y si el sonido clásico de la E Street Band nunca existió? Y si lo hizo, ¿cuál es? ¿El de Born to Run, el de Darkness on the Edge of Town, el de The River o el de Born in the USA? Springsteen parece haber caído en la misma trampa que sus imitadores, pensar que la E Street Band son sus clichés más evidentes y no una orgánica entente capaz de crecer con cada nueva canción y adaptarse a las necesidades de su autor, la más virtuosa banda que el rock jamás ha existido, reducida aquí a fetiche sonoro acoplado a un puñado de canciones que sufren algunos de los defectos más comunes del Springsteen reciente, de su vaguedad lírica a su conformismo musical.

El Jefe ha cometido el gran pecado que le faltaba: la complacencia y la autorreferencialidad. Uno puede detestar Lucky Town, The Ghost of Tom Joad o las Seeger Sessions, pero lo que nadie puede discutir es que ponían a prueba al artista y su público. No lo hacen este puñado de nuevas canciones, donde abundan los guiños cómplices tan propios de esta era en la que el arte se ha convertido en un refugio de nostalgias. A ratos, el saxo de Jack Clemons parece sampleado de las sesiones de The River (¿su solo en «The Power of Prayer» no es el de «The Ties That Bind»?) y es fácil encontrar conexiones musicales con temas escritos hace no tanto («Last Man Standing» es un «Your Own Worst Enemy» sin sus imaginativos arreglos, la citada «The Power of Prayer» remite a «I’ll Work for Your Love»).

Suena más convincente «One Minute You’re Here», reflexivo puente acústico entre la melancolía de Western Stars, de la que se recoge el ‘tempus fugit’ en un conocido entorno de carnavales, ríos y oscuridad a las afueras de la ciudad, y la voluntariosa carta de amor a los fans «Letter to You», primer single y uno de los momentos más flojos del álbum, que sufre de la fatigosa simbología new-age del último Springsteen.

«Burnin’ Train» es un stomp a lomos del bombo de la batería de Max Weinberg que bien podría surgir del gospel-country de Wrecking Ball. Como en «Leap of Faith», el sexo y la tentación son el tema central de un tema que nos recuerda la importancia de Garry Tallent, el verdadero héroe de Letter to You. Condensa gran parte de los problemas de Letter to You: entusiasmo impostado sin sustancia. Si alguien quería saber cómo habría sonado la E Street Band si hubiese grabado Lucky Town, aquí tiene la prueba.

Trabajando en el estudio en Colts Neck. Foto: Rob deMartin

Lo mejor de esta magra cosecha es, junto a «Ghosts», «Last Man Standing», el único tema capaz de conmoverme. Ambos constituyen el centro temático del disco, esa mirada hacia la inocencia de la juventud, de las primeras bandas, incluso del fetichismo musical de las guitarras, los amplificadores y las chaquetas de ante. «Las luces se encienden en Legion Hall / Los tacos de billar vuelven a la pared / Guardas la guitarra y te tomas la última / Mientras te zumban los oídos» canta Springsteen en uno de los momentos más arrebatadores del álbum. No es de extrañar que fuese la primera canción escrita de este nuevo ciclo. «Ghosts», que parece guiñar musicalmente un ojo al «Baby I» de los Castiles, es su hermana gemela, una fantástica pieza de casi power-pop que, esta vez sí, podría salir de 1979. «Estoy vivo y vuelvo a casa»: desde luego, mejor que pasados intentos de revivir el sonido de la E Street Band como «Frankie Fell in Love».

Dos excepciones a uno de los discos peor secuenciados de su carrera. La ñoña «The Power of Prayer» vuelve a sufrir a una E Street Band con el piloto automático puesto, como si por su intento de reencontrarse con aquella naturalidad de Darkness (grabar en una o dos tomas, antes de que cada músico se familiarice demasiado con su canción), confundiese espontaneidad con desidia. Tampoco mejora «House of a Thousand Guitars», torpe intento de recuperar el aliento épico de «Jungleland» («de las iglesias a las cárceles» incluido) que aterriza en una canción tan invernal como la extraña portada, frío autorretrato que parece contradecir el contenido del disco. Es el centro del álbum para Springsteen, pero de nuevo suena a ya oída.

Central Park, New York. Foto: Danny Clinch

Rainmaker» fue escrita en la era Bush y eso es, un descarte de la época que coge las sobras de ayer para atizar a Trump y los trumpistas. Una revisión del ritmo marcial de «Born in the USA» pasada por el filtro de los arreglos de cuerdas levemente celtas de Brendan O’ Brien que apunta interesantes direcciones sonoras. «I’ll See You in My Dreams» es una nana acústica que no cuenta nada que no contase mejor y con más gracia «We Are Alive».

Que lo mejor del disco sean tres canciones compuestas hace casi 50 años no dice nada bueno, por mucho que no esperásemos estos nuevos arreglos. «Janey Needs a Shooter», la cima del álbum, es una joya que bien podría haber formado parte de Darkness y que en su parte final roza la intensidad de un «Backstreets», pero una joya ya conocida que probablemente fuese retocada para la caja de The River y permaneciese en un cajón desde entonces.

Sorprenden aún más «If I Was the Priest» y «Song for Orphans», que por primera vez se fijan en la entente Dylan-The Band (ya sea la de 1966 o 1975, que cada cual elija) con frondosos diálogos entre un teclado a lo Garth Hudson, armónica dylaniana y la guitarra de Robbie Robertson. Canciones rescatadas como ejercicios de estilo pero ejecutadas con esa mezcla de entusiasmo e incredulidad que suele acompañar a sus covers en directo, como si él mismo estuviese sorprendido de cantar de nuevo odas a un extraño Oeste americano o desbarrando como un Dylan con coprolalia. Fantasías adolescentes que nos recuerdan el potencial imaginativo y liberador del rock, que nunca quiso hacerlo bien, quiso hacerlo divertido.

No deja de ser una mala noticia que a lo que más le apetezca volver a uno sean estas canciones, que contribuyen a que, al contrario de lo que suele ocurrir con los discos de su autor, sea menos que la suma de sus partes. Letter to You no queda lejos conceptualmente de High Hopes, también compuesto a base de fondo de inventario, y como aquel, está lastrado por una descontextualización y dispersión temática que lo sitúa muy lejos de sus mejores obras. Es irónico ver juntas una canción como «Song for Orphans», que representa alguno de los tics líricos que afinaría para alumbrar Born to Run, y «Letter to You», que padece un esquematismo diametralmente opuesto, con la diferencia de que aquella sigue conservando la frescura del principiante mientras que esta señala a una preocupante falta de inspiración.

Stone Hill Studios, Colts Neck, New Jersey. Foto: Rob deMartin

Pasan los días y, pasada la decepción inicial Letter to You se convierte en un compañero agradable en tiempos convulsos, pero que no deja de ser como quedar con un viejo amigo al que hace años no ves para darte cuenta de que hay diferencias insalvables, de que siempre ha habido buenas razones por las que ya no os veíais tanto. Hay que tener cuidado con lo que uno desea, porque puede conseguirlo, y tal vez Letter to You sea el mejor ejemplo de que nuestra imaginación –y la del propio Springsteen– sea mejor que la realidad. La E Street Band fue la banda de rock más especial del mundo durante una década, pero su destino siempre estuvo íntimamente ligado a la inspiración de su líder.

Quizá lo más triste de todo sea el sentimiento de claudicación y renuncia que supura de este disco, por no decir de mala conciencia. Es posible que Springsteen sea ahora –demasiado tarde– consciente de que ha pasado décadas dando la espalda a unos compañeros de viaje que le podrían haber llevado más lejos, que siempre le negó una continuidad sonora a una banda que merecía mejor destino. También parece la constatación de que el rock and roll ya no puede ser una fuerza transformadora como lo fue a finales del siglo XX, y que solo nos queda refugiarnos en los viejos mitos y en un pasado mejor para calmar la tormenta, mientras perseguimos fantasmas que nunca estuvieron allí y que, cuando pensamos que los vamos a conseguir alcanzar, se esfuman delante de nuestros ojos.

20 octubre, 2020

Bruce Springsteen entrevistado en Apple Music

La entrevista, grabada a primeros de octubre y emitida el día 19 en Apple Music, es una de las más interesantes que hemos visto en mucho tiempo. El periodista neozelandés Zane Lowe entrevista a Springsteen de forma telemática, con Bruce sentado en su imponente estudio de Colts Neck (la casa de las 1000 guitarras) y analizando a fondo su vida y el álbum Letter to You.

20 octubre, 2020

Apple TV+ estrenará el documental «Bruce Springsteen’s Letter to You»

El 20º álbum en estudio de Bruce Springsteen, Letter to You, se grabó en el estudio del artista en Colts Neck, Nueva Jersey, entre el 11 y el 16 de noviembre de 2019. En tan sólo cinco días Bruce Springsteen y la E Street Band dieron forma a un disco que ha recibido elogios en todo el mundo.

El proceso fue registrado con precisión por el realizador Thom Zimny en el documental Bruce Springsteen’s Letter to You. Todo fue capturado por un numeroso equipo de cámaras, que sin perder ni un detalle, reflejó con fidelidad el re-encuentro de la E Street Band en un estudio: desde la llegada de los músicos el primer día hasta la despedida final el quinto día, chupitos incluidos, celebrando el cierre a una semana redonda donde grabaron diez canciones («Janey Needs a Shooter» y «Rainmaker» no aparecen aquí ya que proceden de sesiones de grabación anteriores, entre 2004 y 2012).

El documental da protagonismo a Bruce (quien además comenta con voz en ‘off’) y los miembros más veteranos de la E Street Band. Aparecen numerosas referencias a George Theiss y The Castiles (con sorpresa incluida) y muestra todo el proceso de grabación, además de numerosas imágenes inéditas de su carrera, desde sus inicios en 1972.

Apple TV+ lo emitirá en exclusiva el viernes 23 de octubre, sólo para suscriptores. Puede verse en la app Apple TV en dispositivos iPhone, iPad, Apple TV, iPod touch, Mac, en las versiones más modernas de los televisores Samsung y LG Smart TV, en Amazon Fire TV y en dispositivos Roku.

Más información de suscripción (4,99€/mes) en Apple TV+. Recuerda que Apple ofrece un periodo de prueba gratuito de 7 días cuando inicias una suscripción.

18 octubre, 2020

Letter to you, aclamado por la crítica

Foto: Danny Clinch

La prensa mundial tuvo recientemente la oportunidad de poder escuchar por internet el nuevo disco de Bruce Springsteen (Letter to You, a la venta el día 23), con numerosas medidas de seguridad para evitar filtraciones (aunque el viernes 16 de octubre el disco circuló ya ampliamente en internet). Los más afortunados pudieron incluso asistir a una de las presentaciones telemáticas que Bruce ofreció via Zoom, donde acompañado de Thom Zimny habló de su nueva obra.

De nuevo, todo bajo control: podían verle y escucharle, pero no hablar ni preguntar. Bruce solo respondió a algunas de las preguntas recibidas previamente. Todo el mundo aceptó una ulterior condición: no podían publicar sus crónicas hasta el día 15.

Llegó el día y hubo una verdadera explosión de artículos sobre Letter to You, con críticas favorables e incluso entusiastas. He aquí un resumen de lo que ha dicho la prensa mundial hasta ahora.

FERNANDO NAVARRO en El País.
Bruce Springsteen y la E Street Band: una memorable carta de rock a la altura de su leyenda
«Letter to You es, por encima de todo, la gran carta para todos aquellos que una vez gozaron de la leyenda de Springsteen y la E Street Band. Una carta escrita, cierto, por un tipo que supera los 70 años y que, pese a todos los vaivenes artísticos de años pasados, el peso de la fama y el paso del tiempo, todavía tiene fuerzas, talento y visión para hacernos sentir la música como si fuera la primera vez.»
«La banda de bares más grande del mundo y Bruce Springsteen suenan urgentes, con un dramatismo punzante. Letter to You es una obra con un gran sentido de banda. Acoplados como un rodillo, todos han conseguido lo que antes eran solo destellos en discos: un sonido de la E Street Band actualizado. Un sonido vitalista, con un eco personalísimo, rememorando viejos tiempos, pero sin caer en repeticiones.»
«…una obra que, ya no es que sea su mejor álbum en el siglo XXI o desde The Rising o esos 37 años que decía Little Steven, es que es comparable a todo su glorioso pasado, ese al que siempre se acude para reprocharle lo lejos que había quedado de todo lo que nos dio, nos enseñó y nos iluminó. Aquel cruzado del rock and roll tiene aquí una redención asombrosa.»

IGNACIO JULIÀ en Ruta 66.
¿El último hurra…?
«La exageración siempre alberga una cierta verdad, y más en estos tiempos raros, líquidos, agoreros, funestos. Ahí va, pues, la mía de hoy: Letter to You es el mejor disco de Bruce Springsteen —con la E Street Band, la precisión es importante— desde The River en 1980. Es el álbum que debía suceder a Nebraska —irrepetible baño de realidad urdido en abismal soledad— y devolvernos al conjunto que durante la segunda mitad de los setenta reinó en escena, honrando la aguerrida y sabrosa mezcolanza blanquinegra de la música americana.»
«El piano de Roy Bittan, la marcialidad rítmica de Max Weinberg y Garry Tallent, las restallantes guitarras del Jefe y Van Zandt… todo vuelve a potenciar una garganta rejuvenecida. Frescura y veteranía se alían en estos surcos, resultando en flamante ilusión de carne y hueso (lástima que no firme la imagen de portada Frank Stefanko). Sin embargo, regresar a aquel sonido, al retumbo de la jovial exaltación y una lírica seriedad, no era garantía de nada: lo que sostiene Letter to You por encima de la vibración restaurada —que también lo fue en la gira de reunión de 1999— son algunas de las más contagiosas canciones de Springsteen en mucho tiempo.»
«Será un espejismo —un truco de la nostalgia para quienes todavía andamos cargando los animosos restos de una juventud biológicamente clausurada— pero déjame que me apegue a él mientras suena una vez más la magnífica «The Power of Prayer» o la culminante despedida en «I’ll See You in My Dreams».»

MANEL FUENTES en Tendencias.
Bruce Springsteen: A veces llegan cartas
«Nada suena artificial o ampuloso, sabes que son ellos… y a la vez te das cuenta que Bruce no abandona su nueva forma de componer.»
«Esa mirada a la muerte desde la vida es lo que marca el disco. Insisto, un disco vitalista más que nostálgico. Situado en el hoy… sumando ayeres… Bruce Springsteen no deja a nadie en el camino.»
«Janey needs a Shooter: es fascinante cómo suena con cada miembro de la E Street Band encontrando su hueco en esta canción de principios de los setenta. Órgano ampuloso para abrir, armónica a mitad, y un tempo y una estructura que podría haber puesto el tema como un track extra de Darkness on the edge of town.»

JORDI BIANCIOTTO en El Periódico.
Springsteen épico: el disco Letter to you, canción a canción
«Bruce Springsteen, como hacía tiempo que no lo escuchábamos, cerrando filas con la banda de su vida y quemando rueda con vistas al crepúsculo de los días. ‘Letter to you’ es un álbum fogoso, de sonoridad rock clásica, intenso y épico.»
«(The power of prayer) Llegamos a una de las cotas más altas a través de la introducción de piano de Roy Bittan, el esbelto conducto hacia una poderosa dinámica melódica con fondo espiritual. (…) Pura literatura ‘springsteeniana’ con brío entusiasta, toque de saxo y guiños a la herencia sentimental: a lo lejos, Ben E. King entona ‘This magic moment’.»
«(Song for orphans) El ‘dylanismo’ acústico de la maqueta de 1971 conduce ahora a una canción torrencial, de tratamiento corpulento y con el toque folk de esa armónica que la abre y cierra.»

CHRIS JORDAN en Asbury Park Press.
Bruce Springsteen, E Street Band glorious on life-affirming ‘Letter To You’
«Letter to You suena muy similar a los discos con la E Street Band de hace muchos años.»
«Música, amor and camaradería llenan Letter To You. Ghosts es una sacudida, y quizá, algún día, un rock de estadios. Burnin’ Train abrasa los surcos gracias a la sección rítmica Weinberg-Tallent y a una guitarra que toca acordes fantasmales en su introducción. Rainmaker, con ritmo retumbante, da un poderoso toque a los líderes con mala fe prometen acatar.»

RICHARD WILLIAMS en Uncut.
The Boss looks backwards and strides ahead
«En ninguna parte aparece con más fuerza la preocupación con su pasado que en el ruido sordo y tintineante de «Ghosts», donde Springsteen se recuerda a sí mismo y a sus héroes y camaradas perdidos. De haber sido diferente 2020, el público de todo el mundo estaría ahora cantando con él las primeras frases de la canción.»
«El trío de canciones antiguas – «Janey needs a shooter»,» If I was the priest” y “Song for orphans”- toman un giro diferente. Todas nacieron a principios de los 70 como demos acústicas, en cuya forma circularon ente coleccionistas. Lejos de disfrazar el origen de su inspiración actual, todas se reformulan como homenajes al sonido de Bob Dylan en 1965.»
«Distribuidas entre el material reciente, sus letras delirantemente prolijas amplían el enfoque del álbum sin diluir su impacto. Al final llega la robusta «I’ll see you in my dreams», con un segundo nivel de significado que nos insinúa el futuro.»

ALEX McLEVY en Music AV Club.
Letter To You is one of the finest achievements of Bruce Springsteen’s career
«El Jefe se encinta su guitarra para recordarte que es posible salir adelante, y quizá incluso acabar el día con una sonrisa. Sin duda, la vida puede ser una auténtica mierda, pero estamos juntos en esto, así que busquemos donde podamos la alegría, paz, o incluso la trascendencia -una razón para creer-. Y con esa vara de medir -o cualquier otra- su nuevo disco Letter to You es un triunfo absoluto, uno que merece un puesto junto a los mejores discos de la extensa carrera de Springsteen.»
«Este es uno de los escasos discos post-Born in the USA donde cada tema es perfecto, no hay relleno. Una canción como Burnin’ Train no es tan solo vigorizante (…) sino que es una de las canciones más roqueras que la banda ha entregado en 25 años.»
«Bruce Springsteen y la E Street Band han creado un testamento musical a la supervivencia -el precio que se cobra, la lucha que requiere, pero también la belleza que se encuentra en las mismas grietas que fan forma a nuestras dañadas almas. Un disco para la posteridad, y al parecer Springsteen se encuentra en la edad perfecta para ofrecerlo.»

MICHAEL GALLUCCI en Ultimate Classic Rock.
Bruce Springsteen, Letter to You Album Review

«No hay forma de evitarlo: el pasado se esconde detrás de cada nota. Pero, irónicamente, no ha sonado tan vivo y actual en años.»

«Sin embargo, comienza solemnemente, mientras Springsteen canta en susurros la primera línea de la canción inicial, «One Minute You’re Here» – «Un gran tren negro bajando por la vía», evocando la metáfora de la muerte tradicional en el blues, el country y el folk. Desde el principio, Letter to You te indica hacia dónde se dirige, pero también hay alegría en la celebración de la vida y en la comprensión y aceptación de lo que la sigue. El álbum se hizo antes del coronavirus, pero a veces suena totalmente como si fuera producto de la pandemia.»
«Letter to You termina tan contemplativamente como empieza, con la esperanzadora «I’ll see you in my dreams» declarando que «la muerte no es el final». Como en la inicial «One Minute You’re Here», sirve de sujeta-libros melancólico para el trabajo más reflexivo de Springsteen. Pero su reconciliación con el pasado y, en última instancia, su mortalidad, se reduce a una sola frase en la bulliciosa «Ghosts»: «¡Estoy vivo!» Y en este conmovedor álbum con la banda, ese sentimiento jadeante se gana y se merece al final.»

KORY GROW en Rolling Stone.
Bruce Springsteen confronts his ghosts on the rousing Letter to You
«El sentimentalismo que palpita en Letter to you parece más auténtico y personal que las historias de ficción que soñó en sus primeros trabajos o incluso sus recientes inmersiones en la nostalgia, como su álbum Magic.»
«Springsteen describe a un demagogo que engaña a los granjeros haciéndoles creer que puede poner fin a una sequía en “Rainmaker”, y ha decorado perfectamente su mensaje con una melodía hecha para ser cantar en un estadio. Springsteen ha dicho que escribió la canción antes de que Trump asumiera el cargo, pero el hecho de que salga ahora lo dice todo. Y luego hay una referencia a «el payaso criminal ha robado el trono, roba lo que nunca podrá poseer» en «House of a Thousand Guitars» que está claramente dirigida al payaso criminal que ocupa actualmente la Despacho Oval. Son canciones que exigen acción en el mundo real; quizás Springsteen no cree que pueda dejar todo en manos del poder de la oración.»
«Gran parte de su música ha consistido en aprender a vivir con los reveses que sus personajes no pueden cambiar; este es el sonido de Springsteen aceptándolo para sí mismo.»

JOE BREEN. Entrevista con Bruce Springsteen en The Irish Times.
(Sobre la inspiración para el nuevo disco) «Durante el verano de 2019 visité a mi amigo George Theiss, que estaba muy enfermo. Él y yo éramos los últimos miembros vivos de mi primera banda, The Castiles. Falleció a los pocos días de mi visita, y en cierto modo me dejó como único superviviente de mi primer grupo. Se me hizo raro. La mayoría de ellos murieron bastante jóvenes. Así que empecé a escribir con eso como referencia yendo desde mis 14 años hasta el día de hoy.»
(Sobre House of a Thousand Guitars) «Es probablemente mi canción favorita porque intenta definir el mundo que he procurado crear con mi público desde el principio. Es un mundo de valores, normas, honor, diversión y alegría… Y es un mundo que he creado cuando subo a un escenario por la noche y el público entra por la puerta. Vivimos en ese mundo durante dos o tres horas, luego nos vamos y llevamos ese mundo con nosotros esperando retenerlo el mayor tiempo que podamos. La casa de las mil guitarras es la casa que creamos, y en ella todas esas cosas son importante, y es parte de nuestra responsabilidad primordial dar vida y luz a esta casa. Al hacerlo iluminamos nuestro pequeño rincón de la raza humana.»

MARK RICHARDSON en The Wall Street Journal.
A Memo from The Boss
«El 20º LP de Bruce Springsteen en estudio es un disco a medida para fans veteranos donde explora el envejecimiento la edad, la pérdida y el sentido que encuentra en la música.»
«Se trata en parte de un álbum conceptual sobre la habilidad de la música para dar sentido a la existencia -un tema que le gusta- y es también una meditación sobre el paso del tiempo, sobre cómo te acostumbras a despedirte de la gente que te rodea cuando vives lo suficiente.»
«Las canciones de inicio y cierre aportan el marco perfecto para el álbum, mostrando como la muerte y la pérdida son la otra cara de la nostalgia, y también ilustran lo mucho que este disco va dirigido a los fans.»
«Mr. Springsteen, activo y en forma a los 71 años y probablemente con mucha música nueva por delante, ha escrito unas cuantas docenas de himnos que han hecho mella en la cultura popular y le sobrevivirán. Estas canciones más modestas seguramente serán solo recordadas por quienes tienen una relación más que familiar con la música de Springsteen, lo cual, teniendo en cuenta los objetivos del disco, parece justo.»

10 septiembre, 2020

«Letter to you», nuevo álbum de Bruce Springsteen con la E Street Band

Hoy se ha confirmado que el próximo 23 de octubre Bruce Springsteen editará un nuevo álbum con la E Street Band. El disco, titulado Letter to You, incluye doce canciones. Nueve de ellas son nuevas composiciones que Bruce empezó a escribir en 2019, y tres de ellas son nuevas grabaciones de canciones inéditas compuestas entre 1970 y 1972, antes de iniciar su carrera discográfica.

El álbum se publicará en formato CD, doble LP y en distintas plataformas en internet (Spotify, Apple Music, iTunes, Deezer, etc.). El primer single, la canción que da título al disco, se ha publicado hoy (en audio y vídeo). Los músicos que han participado en la grabación del disco, realizada en su estudio de Colt’s Neck en Nueva Jersey durante  unos pocos días en noviembre de 2019, son: Roy Bittan, Nils Lofgren, Patti Scialfa, Garry Tallent, Stevie Van Zandt, Max Weinberg, Charlie Giordano y Jake Clemons.

Las 12 canciones que forman su veinteavo disco en estudio son estas:

1. One Minute You’re Here
2. Letter To You
3. Burnin’ Train
4. Janey Needs A Shooter
5. Last Man Standing
6. The Power Of Prayer
7. House Of A Thousand Guitars
8. Rainmaker
9. If I Was The Priest
10. Ghosts
11. Song For Orphans
12. I’ll See You In My Dreams

A modo de curiosidad, la séptima canción, «House of a Thousand Guitars», se titula exactamente igual que una conocida canción de Willie Nile, aunque la nota de prensa oficial especifica que todas las canciones son de Bruce Springsteen, por lo cual asumimos que es sólo una coincidencia.

En cuanto a las canciones escritas entre 1970 y 1972, son estas tres:

Janey Needs a Shooter
La versión más antigua de este tema data de 1971 cuando la interpretó con la Bruce Springsteen Band en un concierto en Richmond, aunque con otra letra. En 1972 Bruce recupera la melodía y escribe la letra de la canción, la graba al piano en 1973 y aparece como una posibilidad para su segundo y tercer discos, aunque queda descartada. La grabó con la E Street Band en 1973, 1974 y 1975, en versiones que no han circulado.

Años después recupera la canción, la graba en formato acústico en 1978 y la ensaya con la banda en 1979, en una versión furiosa (y que nunca se materializó en las sesiones de The River), y meses después la cede a su amigo Warren Zevon, que modifica parte de la letra (dando un cambio a la historia) y la música y la publica, re-titulada «Jeannie Needs a Shooter», en su LP Bad Luck Streak. Y 49 años después de empezar a escribirla, Springsteen finalmente la publica en su nuevo álbum.

If I Was The Priest
Una de las canciones que Bruce tocó en su primera sesión acústica para John Hammond el 5 de mayo de 1972, quien tras escucharle ese día decidió que el muchacho «tenía que estar en Columbia Records». Escrita entre 1970 y 1971, interpretada al piano, se convirtió en una maqueta ofrecida a varios artistas. La llegó a grabar Allan Clarke, de los Hollies, en su primer disco en solitario.

Song to Orphans
Escrita en 1971. Existen varias grabaciones acústicas que Bruce hizo para su entonces mánager Mike Appel, y versiones en directo en 1973. Re-apareció de forma sorprendente en la gira Devils & Dust (y se publicó en forma de descarga oficial).

Foto: Danny Clinch

El hecho de recuperar composiciones antiguas que quedaron en espera en el baúl no es algo raro para Springsteen (ni seguramente para otros artistas). Es frecuente que recupere palabras, títulos, frases o párrafos completos de sus innumerables libretas manuscritas, y que juegue con ellas hasta conseguir completar una canción.

También que canciones abandonadas en una época (o estrenadas en directo) acaben siendo repescadas para sus discos: «Born to Run», «Jungleland» o «She’s the One» eran canciones interpretadas, en versiones distintas, durante 1974 que acabaron siendo publicadas en 1975. «Something in the Night», «Independence Day» y «Sherry Darling» datan de 1976 y se publicaron en 1978 y 1980. «Ramrod», «Point Blank» y «The Ties That Bind» debutaron en la gira Darkness pero no se publicaron hasta 1980 en The River.

Entre los casos de publicación más extremos están, entre otras, «Nothing Man» (escrita en 1994 y publicada en The Rising en 2002), «Long Time Comin'» (de 1995, publicada en Devils & Dust en 2005), «Land of Hope and Dreams» (1999, publicada finalmente en Wrecking Ball en 2012) o las canciones de Western Stars, escritas en 2011 y publicadas en 2019.

Sin dudas las 3 canciones «antiguas» de Letter To You baten ahora todos los récords. El 23 de octubre conoceremos por fin el resultado final de 49 años de darles vueltas.