5 octubre, 2007

Crónica desde Philadelphia: primer concierto

Desde Philadelphia… una crónica rápida del primer concierto que hemos visto de esta gira. Esperábamos ver a una banda en fase aún de mejoría, y nos hemos encontrado con un Springsteen y una E Street Band con las pilas bien cargadas. La primera media hora, desde ‘Radio Nowhere’ a ‘She’s the One’, ha sido una demostración de talento y energía desbordantes.

Una banda engrasada y tocando como hacía años que no oíamos. Springsteen bordando las versiones de ‘Candy’s Room’ o ‘She’s the One’ como no lo hacía desde la gira de The River. Una versión de ‘Reason to Believe’ que es un auténtico terremoto sonoro y uno de los momentos más impactantes de la noche. Pasada esa media hora, y ante la sorpresa de todos, llega el bajón: una pobre versión de ‘Livin’ in the Future’ seguida de un trio de canciones (‘Brilliant Disguise’, ‘My Hometown’ y ‘Darlington County’) totalmente fuera de lugar, con Bruce estático, sin ganas y con un sonido y actitud más propio de los conciertos de estadios de las giras menos inspiradas. Sólo a partir de ‘Devil’s Arcade’ (soberbia) se ha recuperado el nivel poco a poco, hasta culminar con tremendas versiones de ‘Long Walk Home’, ‘Last to die’ o un ‘Badlands’ impecable.

Una de las sorpresas de esta gira es ver canciones como ‘Badlands’ o ‘Born to run’ pasan de ser simples concesiones al público más dispuesto al karaoke colectivo a convertirse en auténticos tour-de-force como solían serlo en las giras de Darkness o The River. El tempo de estas canciones, en lugar de ralentizarse cada vez más según pasan los años, ha aumentado hasta acercarse a la velocidad con que las tocaba en las giras mencionadas. Las guitarras resuenan con más fuerza y vigor y la parte central de ‘Badlands’, con la parada para los típicos ‘oooh, oooh’ del público, ha desaparecido por completo. No hay ya concesiones, y las guitarras se imponen a los estribillos repetitivos.

La tanda de bises ha empezado con una preciosa versión de ‘Girls in their summer clothes’, seguida de una impecable e impactante ‘Thundercrack’ que nos ha llevado atrás en el tiempo. ‘American Land’, adquiere con la E Street Band cotas de alta tensión, en un final vibrante y apoteósico. En definitiva, un gran concierto repleto de sorpresas, aunque con esos momentos intermedios pendientes de mejorar para que esto se convierta, como su último disco, en lo mejor que ha hecho desde 1981.

A modo de curiosidad, mencionar que el set list original incluía ‘Adam Raised a Cain’ (¡en lugar de ‘My Hometown’!) y ‘Racing in the Street’. Mañana, el segundo concierto en Philadelphia, con grandes expectativas por parte de todos.

Repertorio completo de este concierto