Archivo de la etiqueta: springsteen entrevista max weinberg 1993 trepat point blank

Archivo Point Blank #4: Hit it Max! Entrevista Exclusiva con Max Weinberg

Entrevista publicada originalmente en el nº 4 de la revista Point Blank (abril 1994)

copyright Point Blank 2008
(permitida la reproducción bajo licencia Creative Commons – leer condiciones– citando siempre la autoría y procedencia)

ENTREVISTA CON MAX WEINBERG

por Salvador Trepat, junio 1993.

He aquí un extracto de la entrevista que Max Weinberg nos concedió en exclusiva el 24 de Junio de 1993 en Red Bank, New Jersey.

Max: (Hablando del concierto en Barcelona de 1981) Recuerdo el paseo largo en el centro. ¿Cómo se llamaba? Sí, las Ramblas. Estábamos en un hotel a las afueras de la ciudad, un edificio alto parecido al Hilton.

PB: Princesa Sofía

M: Eso es. También recuedo que durante la prueba de sonido se fue la luz del local y nos pensamos que no podríamos tocar por la noche. Al final volvió la luz, al cabo de cinco minutos. Recuerdo que unos años después hicimos ahí el último concierto de la gira Tunnel of Love, fue un concierto buenísimo. Nos alojamos en ese hotel que está cerca de las Ramblas.

PB: ¿Cuándo fue la primera vez que tocaste en público?
M: La primera vez fue en 1958.

PB: Eras muy joven entonces.
M: Sí, tenía siete años. Toqué «When the Saints go Marchin’ In» en una boda. Había una banda en esa boda y mi madre convenció al líder de la banda para que me dejara tocar la batería. Me dejó tocar y yo sabía esa canción que hace así [Max empieza a aporrear la mesa], como una marcha. Le impresioné bastante y empezó a contratarme para tocar «When the Saints go Marchin’ In» en bodas y fiestas de ese tipo y me pagaba cinco dólares. Eso fue en 1958, me encantaba tocar la batería y actuar, sobre todo actuar y ¿sabes?, es cierto lo que dicen, nunca te cansas de los aplausos.

PB: ¿Era duro estar siempre de gira con Bruce?
M: No. Era muy fácil, era un sueño hecho realidad. Disfruté cada segundo de ese tiempo. No puedo hablar por los demás, pero a mí me encantaba, era genial. También me gusta viajar. Y, por supuesto, no teníamos familia entonces. Tener una familia ciertamente lo hace más difícil. Pero me encantaba.

PB: ¿Qué recuerdos tienes de esos días? ¿Hay alguna historia o concierto que recuerdes de manera especial?
M: ¡Lo recuerdo todo! Fue tan importante para mí y lo consideraba algo tan especial que lo recuerdo todo. Yo soy el tipo al que acude la gente cuando preguntan sobre una historia, porque recuerdo literalmente todo lo que pasó. Recuerdo todos y cada uno de los conciertos que he hecho en mi vida.Puede sonar como una exageración, pero es cierto. No sé por qué pero lo recuerdo todo. Hubieron muy buenos conciertos. La primera noche en el Meadowlands en el 81 fue muy emocionante. El Agora Theatre en Cleveland en 1978 fue un concierto muy bueno por alguna razón, no sé por qué. Winterland estuvo bien. Tengo grandes recuerdos de todo ello por lo divertido que fue.Fuimos muy privilegiados de poder tocar en una situación en la que lo harías gratis. Siempre que haces algo que harías gratis… realmente lo hubiera hecho sin cobrar.

PB: Debo preguntarte por qué siempre tocabais «Double Shot of My Baby’s Love» y «Louie Louie» en South Bend, Indiana.
M: Alguien lo pidió… acababa de salir la película «Animal House», de John Belushi, la película sobre el fraternity rock. Siempre la veíamos en el bus, éramos grandes fans de la película y alguien gritó que tocáramos ésa. Bruce en esos momentos estaba redescubriendo el fraternity rock y en las pruebas de sonido tocábamos eso por tocar. Creo que también tocamos esa noche «Around and Around». Lo tengo en un pirata, aunque era una cinta recopilatoria y tal vez no fuera esa noche, pero recuerdo «Louie Louie». Tocamos en Notre Dame University, en un edificio redondo.

PB: Aparte de la E Street Band has trabajado mucho en el estudio con otros músicos. Incuso tocaste con un cantante español, Miguel Ríos, me sorprendí bastante cuando me enteré.
M: Sï, toqué en un disco de Miguel Ríos que nunca he podido conseguir. ¿Has visto alguna vez ese disco?

PB: Sí, creo que no es demasiado difícil de encontrar. Miguel Ríos es un cantante muy conocido en España.
M: Sí, es un tipo agradable. Si ves el disco mándame una copia, me encantaría tener una. No lo he oído nunca. Me dijeros que era algo así como el Bruce Springsteen español.

PB: Yo no diría eso. ¿Cómo te contactó?
M: Su productor me llamó. Tom Dowd es amigo mío y estaba produciendo el disco. Creo que se conocieron en Miami. Lo habían grabado con otro batería, por cierto uno de los que salen en mi libro, pero no funcionó. Fui ahí y en un día regrabé toda la batería, o sea que de hecho nunca toqué… no fueron nunca sesiones en directo, fue todo regrabado, creo que fue en el 86.
«Creo que grabamos unas 50 ó 60 canciones para The River en un período de dos años»

PB: ¿Cómo era el proceso de grabación de las canciones? (con Bruce)
M: Iba grabando canciones. Grababa en directo, ahora ya no lo hace por lo que tengo entendido. Grabábamos básicamente 20 versiones distintas de una canción con letras distintas. Las tocábamos una vez, las oíamos, rebobinábamos, las tocábamos otra vez, rebobinábamos, las tocábamos otra vez… así que cada vez tenías una música con letras distintas, y luego al final tal vez conseguía una toma que le gustaba, la cogía y regrababa la voz varias veces y trabajaba de esa manera en las letras. Recuerdo haber hecho 30 o 40 tomas al principio porque eran de hecho ensayos que grabábamos. Mucho del material de las sesiones de Darkness eran ensayos grabados. «Something in the Night» lo era. La versión que está en el disco era una demo, no volvimos a tocarla nunca igual de bien. Teníamos un lema que era «intentemos superar la demo».Lo que ocurre es que tocas una canción dos o tres veces y después tocas lo que ya has tocado, y generalmente las primeras dos o tres veces, tal vez las dos primeras, es muy nueva, es casi inconsciente. Y es entonces cuando consigues lo mejor. Si puedes llegar a ser lo bastante hábil para tocarla bien la primera vez y no meter la pata es cuando consigues… casi todos los temas de Born in the U.S.A. fueron hechos así. Creo que grabamos unas 50 ó 60 canciones para The River en un período de dos años, y el segundo año nos convertimos en una banda muy buena en el estudio y podíamos abordar el material muy rápidamente. Born in the USA fue el último disco que hizo tocando en directo en el estudio con la banda.

PB: ¿Qué hiciste después de la separación de la banda?
M: Continué mi vida. Produje discos para una compañía de Jersey, en la que se editó el disco de Killer Joe en el que estaba yo. Continué dando conferencias en la universidad. Bruce me ha permitido el lujo de no tener que hacer nada que no quiera hacer. Aún tenemos negocios en común. Pero de hecho ahora quiero tocar más la batería, tal vez entrar a formar parte de otra banda. Lo he dejado d
urante cuatro años. Estuve en la facultad de derecho durante un tiempo y he estado metido en negocios. Y respecto a la batería… estaba decidido a dejar de tocarla hace cuatro años, cuando la banda se separó, pero ahora estoy dispuesto a volver a hacerlo, tengo ganas de tocar más. Y paso mucho tiempo con mis hijos.

Bruce & Patti sing at Red Bank antiques store

Despite the recent rumours published in the New York Post, and quickly spread worldwide in numerous publications, Bruce and Patti were seen together last friday at the Antiques Center shop in Red Bank, New Jersey, with no signs at all of «trouble in paradise».

Redbankgreen.com publishes the story as told by Judy Barnaby, a shop’s employee who’s been friends with the Springsteen’s for over 20 years. The couple were buying antiques in the store for a value of over 3,000$ and even sang for a few minutes after grabbing and old guitar and a mandoline, which they later dediced to buy. According to redbankgreen.com:

«the couple was holding hands, and laughing with dealers and customers as they shopped for about an hour». «I got a hug from Patti, and I told her I was very happy to see that they were back together,» says Barnaby. «She said, ‘Isn’t this the pits?’ referring to the coverage. She said, ‘Isn’t it ridiculous? My friends are more upset than I am.’ «Several of the dealers said the same thing to them—that they were sorry to see what was in the papers. But (Springsteen and Scialfa) said it was ridiculous.» «The rumor’s not true, from the horse’s mouth,» says Barnaby. «They were holding hands and kissing and carrying on. They weren’t any different than they have been in the past 20 years. They were their old selves. They enjoyed themselves, and they took their goodies and went home.»