Noticias

Tower Theatre 2005

Hacía más de un año de la publicación de un concierto de la gira Devils & Dust en la serie de directos del archivo de Springsteen. En esa ocasión el concierto elegido fue el de Estocolmo.

Tower Theatre 2005, publicado el primer viernes de septiembre, contiene un concierto grabado en dicho teatro de Filadelfia el 17 de mayo de ese año, en los inicios de lo que fue su segunda gira en solitario, acompañado de numerosos instrumentos (pump organ, ukelele, dobro, piano, órgano, armónica, guitarra eléctrica y un sinfín de guitarras acústicas de todo tipo) y las ocasionales aportaciones de Alan Fitzgerald al teclado (aunque desde detrás del escenario).

Esta magnífica actuación, con un Springsteen de voz portentosa, arranca con la sublime «My Beautiful Reward», que nos sitúa ya en un estado emocional y físico distinto al de cualquier gira previa del artista. Además de los estándares de la gira («Devils & Dust», la distorsionada e impactante «Reason to Believe», «Empty Sky», «Maria’s Bed», «Jesus Was an only Son» o una emocionante «Matamoros Banks» como cierre), esa noche sorprendió con una inesperada versión de «Iceman», la outtake de Darkness rescatada en la caja homónima, o la recuperación de dos de esas joyas poco conocidas pero altamente apreciadas, como son «Incident on 57th Street» o «Wreck on the Highway».

Un show exquisito para paladares delicados y otra gran adición a la ya amplísima lista de conciertos oficiales del archivo privado del artista. Más que recomendable (disponible en Nugs.net).

 

From My Home to Yours Ep. 25, 26 y 27

El episodio 25 del programa de radio de Bruce Springsteen se emitió en E Street Radio el 21 de julio, bajo el título «Frat Party», dedicado al frat-rock, esas canciones explosivas de los años 60 con gran participación del público (como su propia «Sherry Darling», inspirada en ese estilo).

«Sólo quiero que te tomes una cerveza y te vuelvas loco escuchando esta música», comentó Bruce mientras pinchaba las canciones de The Swingin’ Medallions («Double Shot of My Baby’s Love», que él mismo interpretó en las giras de 1978 y 1981), The Trashmen, Sam the Sham and the Pharaohs, Fleshtones, The Dovells, Scooter Lee o la clásica «Louie Louie» de los Kingsmen.

El 18 de agosto llegó el episodio 26, «My Hometown», centrado en artistas que escribieron sobre sus orígenes, entre ellos John Mellencamp, Bob Dylan, Eric Church, The Pogues, Neko Case, Simon & Garfunkel, Bob Seger o el propio Springsteen.

Finalmente el 1 septiembre pudimos escuchar el episodio 27, «Going to the Chapel», dedicado al amor y el matrimonio, y rescatando piezas históricas como «You Never Can Tell» de Chuck Berry, «I Threw It All Away» de Dylan y una apropiada selección de canciones de Major Lance, Dixie Cups, Lloyd Price, Tammy Wynette, Sam & Dave, Elvis Presley o una versión en directo de «I Wanna Marry You».

Los 27 episodios emitidos hasta ahora se pueden escuchar en el canal E Street Radio de la emisora Sirius/XM (disponible en internet o por satélite en Estados Unidos).

Fenway Park Aug 15, 2012

Volviendo a la puntualidad del primer viernes de cada mes, en Agosto el concierto elegido del archivo ha sido la segunda noche en el estadio Fenway Park de Boston durante la gira Wrecking Ball.

Una gira donde Springsteen recuperó la sección de vientos y Jake Clemons tomó protagonismo como saxofonista principal en sustitución de su tío, el fallecido Clarence Clemons. Curtis King  y Cindy Mizelle, en los coros, y Everett Bradley, encargado de percusiones y coros, completaron la extensísima banda (18 personas sobre el escenario en las noches en que Patti Scialfa estaba presente).

Tras unos meses con un gran presencia de canciones del entonces nuevo álbum, en verano llegó la gira por estadios y Springsteen se abrió a tocar canciones de toda su carrera, desde las más conocidas a las piezas más escondidas y rebuscadas de su extenso catálogo.

El concierto en Fenway Park fue considerado por unanimidad entre los expertos como uno de los mejores de la gira, una de esas noches especiales donde la habitual magia del artista alcanza cotas especiales. Aunque una grabación nunca llega a reflejar con total fidelidad lo que se pudo vivir in situ, a través de esta nueva entrega del archivo sí se percibe lo fantástico de una noche repleta de clásicos, rarezas y momentos únicos.

La noche arrancó con todo el público cantando el clásico del béisbol «Take Me Out to the Ballgame», creando ya un ambiente especial. Bruce abrió con una versión con solo armónica, voz y piano de «Thunder Road», como hacía en 1975, seguida por una retahila de «éxitos veraniegos», con «Hungry Heart», «Sherry Darling», «Summertime Blues» y la infrecuente «Girls in their Summer Clothes».

Además de algunos de los estándares de la gira («We Take Care of Our Own», «Wrecking Ball», «Shackled and Drawn» o «Death to My Hometown») hubo tiempo para clásicos («Badlands», «Two Hearts», «Dancing in the Dark», «Backstreets» -con interludio intermedio incluido, esta vez con una parte de «Dream Baby Dream») y para joyas del pasado remoto («Does this Bus Stop at 82nd Street?», «Thundercrack», «Frankie» o la versión de 1978 de «Prove it all Night»).

También para desenfrenadas versiones de «Knock on Wood» (impecable), «Who’ll Stop the Rain?» (como formidable introducción a la estupenda «Rocky Ground»), «Detroit Medley» e incluso «Quarter to Three» (a buen tempo). Casi nada.

Tres horas y media de las que convencen y conmueven tanto a los fans más exigentes como a los espectadores casuales en busca de grandes éxitos. Win-win.

Tom Morello lleva a Springsteen y Vedder camino al infierno

Hace unos días se publicó el primer single del nuevo álbum de Tom Morello (The Atlas Underground Fire, 15 de octubre). Inesperadamente se desveló que Bruce Springsteen y Eddie Vedder cantaban en el single, nada menos que una versión de la mítica «Highway to Hell» de AC/DC, y la noticia corrió como la pólvora, logrando así el deseado efecto publicitario a nivel mundial.

Lo primero que nos encontramos es la voz de Bruce cantando la primera estrofa y estribillo con aplomo, para dar paso en la siguiente estrofa a la voz del cantante de Pearl Jam y cantar al unísono en el siguiente estribillo. Todo con un sonido endurecido por las guitarras y efectos de todo tipo a cargo de Morello, que más bien contribuyen a desvirtuar la canción, sobre todo cuando la original es un clásico difícilmente superable.

Ir arriba