8 junio, 2012

Milán

Para el concierto de ayer en Milán, primero de la gira italiana, sólo hay un epíteto: épico. Así fue el concierto: largo, intenso, extraordinario. Quizá el setlist no sea el más espectacular de la gira, ni con las mayores rarezas que haya tocado en la misma, pero la desbordante energía de Springsteen y la E Street Band combinada con el increíble entusiasmo que mostraron los fans italianos resultó en una combinación explosiva.

El resultado fue el segundo concierto más largo de su carrera, con 3 horas y 40 minutos de actuación, y 33 canciones interpretadas. Sólo en una ocasión estuvo más tiempo sobre un escenario, en concreto en el Nassau Coliseum de Nueva York la noche de fin de año de 1980: 3 horas 45 minutos de música en uno de sus conciertos más míticos. El segundo más largo hasta ayer era el concierto en el Madison Square Garden de Nueva York del 1 de julio de 2000 (parte del cual se publicó en el DVD «Live in New York City»), con 3 horas y 36 minutos de extensión. Que ayer, tantos años después y con 62 años, fuera capaz de hacer tal demostración de vitalidad y entrega tiene valor añadido y muestra un nivel de pasión y compromiso con sus fans que muy pocos artistas llegan a conseguir.

El concierto estuvo plagado de momentos épicos, con «Spirit in the Night», «The E Street Shuffle», la doble interpretación de «No Surrender» (Bruce se equivocó varias veces y tuvieron que repetirla), o el estreno en la gira de la versión al piano de «The Promise». Y para postre, la tanda de bises más larga de la gira, con 10 canciones, dos de ellas («Glory Days» y «Twist and Shout») tras el final habitual con «Tenth Avenue Freeze-Out».

Ver set list completo.