Archivo de la etiqueta: san sebastian

Crónica de San Sebastián

hungry
por Cris Magdaleno

La segunda parada de la gira The River tuvo lugar en Donostia, Euskadi, este martes 17 de Mayo. Los fans se dieron cita en el Estadio de Anoeta para otro maratoniano concierto de Springsteen que, durante más de 3 horas y media, extasió y agotó a las 35.000 personas que se concentraban en el campo de la Real Sociedad.

En Europa, y seguramente también en Estados Unidos o en cualquier otra parte en la que Bruce es ya un habitual, encontrarás a muchos seguidores de Springsteen que te aseguren que su ciudad es especial. Que con ellos el de New Jersey tiene algo que no tiene con el resto del mundo. Este martes casi todo giraba en torno a los grandes conciertos que Bruce ha hecho en la capital de Gipuzkoa. Cierto o no, es un hecho que a Bruce le gusta mucho Donosti. Ha venido en varias ocasiones únicamente de vacaciones y, por lo menos ayer, se le notaba muy a gusto. Aunque quizá sea porque tiene ese don. Puede meterse en el bolsillo a un estadio entero aquí, en Australia o en Argentina. Y a los que viajamos expresamente para verle nos hace sentir todas las noches como en casa.

Ver artículo completo.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • email
  • Twitter

Donostia: Boss Time

hungry
por Cris Magdaleno

La segunda parada de la gira The River tuvo lugar en Donostia, Euskadi, este martes 17 de Mayo. Los fans se dieron cita en el Estadio de Anoeta para otro maratoniano concierto de Springsteen que, durante más de 3 horas y media, extasió y agotó a las 35.000 personas que se concentraban en el campo de la Real Sociedad.

En Europa, y seguramente también en Estados Unidos o en cualquier otra parte en la que Bruce es ya un habitual, encontrarás a muchos seguidores de Springsteen que te aseguren que su ciudad es especial. Que con ellos el de New Jersey tiene algo que no tiene con el resto del mundo. Este martes casi todo giraba en torno a los grandes conciertos que Bruce ha hecho en la capital de Gipuzkoa. Cierto o no, es un hecho que a Bruce le gusta mucho Donosti. Ha venido en varias ocasiones únicamente de vacaciones y, por lo menos ayer, se le notaba muy a gusto. Aunque quizá sea porque tiene ese don. Puede meterse en el bolsillo a un estadio entero aquí, en Australia o en Argentina. Y a los que viajamos expresamente para verle nos hace sentir todas las noches como en casa.

steveBruce Springsteen se debió levantar en su habitación del María Cristina sintiendo un pequeño gusanillo rockabilly que le llevó a abrir el concierto con Working on the Highway. Después, simplemente, disparó un trallazo de rock and roll calcado al de Barcelona, enlazando No Surrender, My Love Will Not Let You Down y The Ties That Bind, que daba comienzo al contenido de The River.

No hubo que esperar demasiado para uno de los grandes momentos de la noche. Haciendo gala de un viejo truco, cogió una pancarta de una canción que tenía previsto tocar y la enseñó a la cámara como si se hubiese salido de un guión perfectamente medido: tiempo para Independence Day. Bruce estaba algo más hablador que en Barcelona e introdujo la canción hablando de padres e hijos, del momento vital en el que escribió este tema y lo que significó para él descubrir que su padre era humano, que tenía sueños y esperanzas. Tras este paréntesis, continuó la fiesta con Hungry Heart y Out In The Street.

fireEl debut de Fire, gracias a una petición en un abanico, permitió que Bruce y Patti pudiesen mostrarse intensos y pasionales ante los ojos de miles de espectadores, que se desgañitaban cuando el silencio se abría paso y había que gritar el título de la canción.

Sin tiempo para envidiar lo muy enamorados que parecen, que tampoco es que sea demasiado relevante para el espectáculo, arrancó la maravillosa I Wanna Marry You, con Here She Comes como introducción. Los fans deberían rezar para que sea fija en todos los conciertos. Es una combinación tan perfecta y bella que sería un sacrilegio que se cayese de los setlists. Aunque con Springsteen nunca se sabe.

El trío de canciones más duro del concierto, por sus letras desoladoras y brutales interpretaciones, lo formó The River, Point Blank (que, otra vez, mostró a un Roy Bittan espectacular al piano), contando la historia sólo con el teclado y sin necesidad de nada más, para que después Springsteen la cantase apretando los dientes, como si de verdad le estuviesen disparando a quemarropa estrofa tras estrofa, y una Murder Incorporated que puso fin a este tramo y precedió el momento erótico-festivo del show. Ramrod, Darlington County, I’m Goin’ Down y Waitin’ On A Sunny Day, con niña cantora incluida. Mucho se habla de los pocos artificios que Bruce necesita para elaborar un show completo y muy por encima de lo que muchos artistas son capaces de hacer utilizando grandes escenarios y espectáculos de luces. Lejos de darle smallstageCrisMagdaleno2outtakes y rarezas a los que sacrifican su tiempo para estar en el pit, sabe muy bien que para que las miles de personas que acuden a sus conciertos canten, bailen y griten como si estuviese a punto de llegar el apocalipsis tiene que tirar de greatest hits facilones y poco complejos, pero que parecen hacerle muy feliz.

Tras Waitin’, la maravillosa y emocionante Drive All Night (la declaración de amor más absoluta: “conduciría toda la noche únicamente para comprarte unos zapatos.”) con un poderoso solo de saxo, la vigorosa voz de Bruce y una luz azul muy tenue que nos metía a todos de nuevo, durante un par de minutos, en una actuación algo más íntima.

Thunder Road, coreada y muy sentida por las masas, como siempre, y un Badlands que hizo temblar hasta el último centímetro de Anoeta cerraron el mainset del tercer show en la historia de Donostia.

ramrodBorn in the USA abrió los bises, sin sorpresas aunque sin la habitual Shout, copados de material del Born in the USA y la sempiterna y necesaria Born to Run. Twist and Shout parecía el final con que el Boss echaría el cierre, pero aún le quedaba algo más de gasolina para seguir dos canciones más. Bobby Jean fue el último tema con la E Street Band, que se despidió después tres horas y media tocando sin parar.

Bruce volvió a salir, esta vez ya para cerrar de verdad, armado con su guitarra acústica, su armónica y su voz rasgada. A cappella, nos dijo casi al oído que permaneciésemos fuertes, hambrientos y muy vivos. Y que si no podíamos, nos encontraríamos “in a dream of This Hard Land“. Allí nos veremos siempre. Agur.

Donosti… <<You’ve just seen the heart stopping, pants dropping, house rocking, earth quaking, booty-shaking, Viagra-taking, history-making, le-gen-da-ry… E – Street – Band>>.

Fotos: S.Trepat (2,3,5)/J.Aguilera (1)/C.Magdaleno (4)

Setlist completo.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • email
  • Twitter

17.05.2016 Estadio Anoeta, San Sebastián

Working on the Highway
No Surrender
My Love Will Not Let You Down
The Ties That Bind
Sherry Darling
Two Hearts
Independence Day

Hungry Heart
Out in the Street
Crush On You
You Can Look (But You Better Not Touch)

Fire
Here She Comes-I Wanna Marry You
The River
Point Blank

Murder Incorporated
Darlington County
Ramrod
I’m Goin’ Down
Waitin’ On A Sunny Day
Drive All Night
The Promised Land
Because the Night
Brilliant Disguise
The Rising
Thunder Road
Badlands

Born in the U.S.A.
Born to Run
Glory Days
Dancing in the Dark
Tenth Avenue Freeze-Out
Twist and Shout
Bobby Jean
This Hard Land (acoustic)

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • email
  • Twitter