8 julio, 2016

Bruce Springsteen: uno di noi

B__SS15912por Cris Magdaleno

Uno a veces se pregunta si es conveniente mitificar a ciertos seres humanos. Muchos señalarán la necesidad de tener referentes en esta vida para hacerla algo más llevadera, mientras que otros asegurarán que fabricar figuras a los que asociamos más con la providencia que con los mortales nos hace bastante más mal que bien.

¿Es o ha sido Bruce Springsteen un mito? No. La grandeza de este tipo de Jersey reside en que, viviendo en una mansión en los altos de no sé qué colina norteamericana, todavía puede seguir conectando con el público de cualquier ciudad y cualquier país del mundo. Ha sabido relatar las diferencias entre las expectativas y los sueños con lo que finalmente nos ha deparado la vida a cada uno de nosotros. Y lo hace sin paliativos. Durante casi cuatro horas de puro rock and roll. Con luces y sombras, sí. Pero como todo. De eso se trata.

Lo que Springsteen logra, y sigue logrando aún ahora, no tiene mucha ciencia, a pesar de que es verdad que no siempre está al alcance de todos. Bruce sube al escenario y es capaz de despiezarse a sí mismo a través de las canciones que ha escrito a lo largo de su vida. Presentándose con sus miedos e inseguridades. Con sus historias de amor y sus fracasos. Con sus disyuntivas existenciales y sus distintas fases vitales. Presentándose ante todos, al fin y al cabo, con lo que representa la vida. Construyendo un espejo en el que mirarnos y en el que compartir lo que hemos experimentado hasta ese preciso momento, en el que te reconcilias un poco con todo. No hay mejor disco para esta catarsis que el que fija el rumbo de esta gira: The River.

B__SS15876La segunda y última noche de Bruce Springsteen y la E Street Band en San Siro tuvo lugar este martes. Con sólo una parada más por delante en la agenda italiana de este tour (Roma) el Boss ofreció uno de los mejores conciertos de la parte europea de El Río.

Aunque con menos material de The River que el domingo, fue la primera vez en Europa que Bruce abrió con el outtake Meet Me In The City, demostrando que es un gran show opener capaz de levantar del asiento de igual manera que cualquier otro de sus grandes éxitos. Mención especial para Stevie Van Zandt, por cierto, que pareció disfrutar tocando la canción casi más que cualquiera de los que estábamos allí.

Tras una soberbia y potente Prove It All Night le siguió Roulette, tan cruda como siempre, con los italianos rugiendo cada vez que llegaba el turno de gritar el título de la canción. Hasta Fire, que nunca había sido tocada en San Siro, durante las 8 primeras canciones del espectáculo no hubo tiempo para reponerse. Una tras otra hasta Rosalita, que lamentablemente está siendo poco frecuente en suelo europeo.

Something in the Night estuvo perfectamente ejecutada y elevó la categoría del concierto hasta prácticamente un nivel etéreo. Incluso los clásicos bramidos de Bruce durante este tema fueron replicados por los fans en San Siro, que hacían honor a su fama de ser, según el propio Springsteen, el mejor público del mundo.

La velada del martes tuvo mucho del Darkness on the Edge of Town, con un Bruce apoteósico a la guitarra al más puro estilo 1978. Apareció también Racing in the Street y Streets of Fire, con una fantástica interpretación de Roy Bittan, el pianista, que no se cansa de demostrar noche tras noche que es absolutamente imprescindible. También en The Price You Pay jugó Bittan un papel sublime. La ausencia de esta joya en muchos conciertos de esta gira está injustificada. Al igual que el reciente olvido que Springsteen le procura a I Wanna Marry You con la intro Here She Comes, que demostró ser enormemente evocadora en la gira española, por ejemplo.

Tras Badlands, y el casi derrumbe de los cimientos del Giuseppe Meazza por culpa de la locura que genera esta pieza, comenzaron los bises. Si bien el domingo fue el turno de Jungleland, esta vez lo fue para otra epopeya de proporciones bíblicas recogida también en Born to Run. Una de esas joyas del Springsteen urbano y callejero: Backstreets, que puso la guinda a un concierto extraordinario y probó que Bruce es capaz de lo mejor aún cuando parece que algunos le cuestionan, a menudo con razón, su populismo y su claudicación ante las masas y los grandes éxitos. No hubo esta vez Waitin’ on a Sunny Day, aunque sí Darlington County. No nos libramos de ella ni repitiendo noche. Aún así, lo cierto es que el balance total de las dos noches fue muy positivo.

B__SS15872Born to Run sirvió de nuevo como eucaristía springsteeniana con la que redimirse de absolutamente todo, mientras los focos mostraban el brillo en los ojos de muchos de los que estábamos allí presenciando una noche irrepetible. Seven Nights to Rock puso la nota de color cincuentera y Shout y Bobby Jean finalizaron la fiesta. Aunque, como es ya habitual, Bruce volvió a salir portando cual escudo su guitarra acústica y su armónica. Antes de tocar, Springsteen dedicó unas palabras en italiano con las que mostraba al público su agradecimiento por las dos noches en San Siro: “Os amo, Milán. Os amo, San Siro”. This Hard Land fue el último tema.

Y tal como dice la canción, mientras veíamos al hombre que ha contado muchos de los episodios de nuestra vida, permanecimos fuertes, permanecimos hambrientos y permanecimos vivos. Es necesario hacerlo, sobre todo cuando, como a mí, ya no te quedan más conciertos de Springsteen en el horizonte. Cuando te tienes que marchar a lidiar con lo que algunos conocen como el Bruce’s blues (la depresión post-Bruce, por decirlo de alguna manera).

Si algo espero de las giras venideras es que Springsteen sea un poco más consciente de que ha llegado a una etapa vital en la que debería cuidar algo más su legado. Estos conciertos siempre sientan bien. Son fuente de adrenalina y satisfacción en grandes dosis. Pero siento que Bruce y la E Street Band hacen este tipo de espectáculos porque están apurando una máquina de hacer rock and roll que dentro de pocos años ya no será capaz de tocar así durante 4 horas. Y me parece bien. Pero creo que es posible, y necesario, tomar una nueva dirección. Reinventarse estará bien. Todos lo hemos hecho en algún momento de nuestra historia. Y, al final, creo que Springsteen también lo hará. ¿Sabéis por qué? Porque, aunque a veces no lo parezca, es uno di noi.

Fotos: René Van Diemen. Courtesy of Backstreets.
Be Sociable, Share!