4 abril, 2012

New Jersey #1

El primer concierto en la tierra natal de Springsteen ha incluido un estreno en esta gira: la jovial “So Young and In Love”, canción de 1974 publicada en la caja Tracks. Un tema que ha sonado exactamente como lo hizo el año que la escribió, y que seguida de una estupendísima versión de “The E Street Shuffle” a ritmo trepidante nos ha trasladado en el tiempo.

Ha sido nuestro primer concierto de la gira in situ, y las sensaciones se engrandecen en vivo y en directo y con toda la contundencia con la que suena esta ampliadísima versión de la E Street Band. Los vientos y percusiones son parte predominante del sonido de la gira, todo ello en perfecta simbiosis con el sonido clásico de la banda, más rodada, curtida y desbordante de electricidad y ritmo. “Badlands” suena más fresca, las guitarras predominan y Bruce la canta con más convicción, lo mismo que sucede con “Born to Run”, “Prove it All Night” o esa eterna “Thunder Road” que vuelve a sonar fresca y culmina con un grandioso solo de Jake Clemons, fusionado en su parte final con toda la potencia de la sección de vientos al completo.

Son versiones vigorosas, no suenan cansinas como en ocasiones anteriores (quizá por repetición y rutina) y tienen un componente nostálgico-sentimental muy evidente por la falta de Danny y Clarence. Y es aquí donde entra Jake, en su papel de continuador de la saga familiar, sin pretender sustituir a su tío pero ocupando un lugar casi sagrado en la historia de esta banda. Y Jake sale no solo airoso del envite sino triunfador. Desborda en los solos, hace coros, toca tambores, jalea al público de detrás del escenario, tiene guiños de complicidad con Bruce y ha conseguido en muy poco tiempo ganarse el favor del público, y todo con una facilidad pasmosa y exhibiendo carisma y simpatía.

Aunque el de hoy no ha sido un concierto aparentemente espectacular atendiendo al setlist (sólo un estreno y sin grandes sorpresas), toca fijarse en los detalles: la interpretación general es magnífica, la banda suena como nunca, Bruce aparece alegre, incluso entusiasmado en ocasiones ante el rendimiento de sus 16 músicos y la respuesta del público. Disfruta a lo grande de este gran show de rock, folk, gospel y soul, y a sus 62 años, y aunque suene a tópico, derrocha energía, tablas, entusiasmo y un savoir faire que muchos querrían. Nils hace un trabajo enorme durante todo el concierto, en un segundo plano pero llevando en sus espaldas el peso de la banda, y brillando con fuerza cuando afronta el solo de “Because the Night” (Bruce se reservó para sí mismo un corto pero furioso ataque guitarrero en “Prove it All Night”).

El recuerdo a los amigos perdidos llega en una esplendorosa “My City of Ruins” y se repite al final con el silencio durante la parte de saxo de “Tenth Avenue Freeze-Out”, momento en que el griterío del público es absolutamente ensordecedor, antes de poner punto final al concierto en plena euforia. Casi tres horas de concierto y muchos, muchos momentos a recordar. Mañana, segundo concierto en Nueva Jersey y, seguro, repleto de sorpresas, antes de aterrizar el viernes en Nueva York. Semana Santa, sí, pero sin via crucis y con mucho rock.

PS: Quien quiera “vivir” el concierto en directo puede seguir nuestros comentarios desde Nueva Jersey a través de Twitter (@pointblankspain).

Crónica de Salvador Trepat.

Ver set list completo.

Be Sociable, Share!