21 julio, 2016

Frankie reaparece en Horsens

Horsens, en el centro de Dinamarca, fue el escenario ayer del retorno de “Frankie” al repertorio. La exquisita balada escrita en 1976 y registrada tanto para Darkness on The Edge of Town como para Born in the U.S.A. (y editada en la caja Tracks) sonó a petición de un fan.

Aunque el concierto siguió un repertorio bastante estándar (con 10 canciones de The River y los éxitos habituales) Springsteen recogió diversos carteles anoche y decidió tocar “You Never Can Tell” (de Chuck Berry) y “Follow That Dream”, ambas por primera vez en la gira, así como “Dream Baby Dream” con toda la banda, abriendo el concierto en homenaje al fallecido Alan Vega.

Recuperó también “Cover Me”, “American Skin” y “Backstreets”, la cual abrió la larga tanda de bises.

Ver setlist completo

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • email
  • Twitter
20 julio, 2016

RIP Alan Vega (1938-2016)

Alan Vega, cantante y compositor del grupo Suicide, falleció el pasado 16 de julio en Nueva York a los 78 años. El duo fue la inspiración de Springsteen en canciones como “State Trooper”. Vega y Springsteen se conocieron en 1980 en los estudios Power Station durante las sesiones de The River, y Bruce confesó su admiración por canciones de Suicide como “Frankie Teardrop”.

Springsteen ha publicado un eulogio en su página oficial.

AlanVega

Versión de “Dream Baby Dream” de Suicide, grabada en Sydney en 2014:

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • email
  • Twitter
17 julio, 2016

El río vuelve a su cauce

Tras el incremento de canciones de The River en los últimos conciertos, Bruce Springsteen interpretó por fin el álbum al completo en su segundo concierto en París el pasado 13 de julio.

Como ha sido habitual en estos días, sorprendió de inicio, esta vez con una versión de “Iceman”, outtake de Darkness publicada en la caja conmemorativa del disco, la cual enlazó directamente con “Lucky Town”, en un guiño a la única ciudad, por el momento, que ha tenido la fortuna de escuchar entero el legendario disco.

Más de dos horas después, y ante un público extremadamente respetuoso durante las baladas y entusiasta cuando tocaba, Bruce rellenó el resto del concierto con una hora de clásicos, y otra pequeña sorpresa (“Growin’ Up”), antes de despedirse con la versión acústica de “Thunder Road”. Como en 2012, Springsteen ofreció en Bercy dos noches mágicas y únicas.

Ayer Roma fue testigo de otra noche especial (como ya ocurrió en 2013). No tocó The River al completo, pero en su lugar dejó boquiabiertos a los italianos con una maravillosa “New York City Serenade”, con sección de cuerda incluida (de Roma Sinffonieta Orchestra). El concierto incluyó 12 canciones de The River, además de diversas peticiones del público, como “Summertime Blues”, “Boom Boom” o “Detroit Medley”, y la versión acústica de “The Ghost of Tom Joad”.

La gira europea se desplaza ahora a Escandinavia, para finalizar con un concierto en Zurich el 31 de julio, antes de volver a Estados Unidos.

Set list París 13 julio
Set list Roma 17 julio

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • email
  • Twitter
13 julio, 2016

Paris #1

La primera de dos noches en París se saldó el lunes con una actuación impresionante de Bruce Springsteen & The E Street Band: intensidad, fuerza, delicadeza… todo unido a un público entusiasta y a la vez totalmente respetuoso durante la baladas, cuando el silencio era absolutamente sepulcral en el pequeño pabellón de Bercy (ahora rebautizado comercialmente como Accor Hotels Arena).

El inicio, con Bruce al piano cantando “Incident on 57th Street”, auguraba una gran noche. Le siguió el estreno de una trepidante “Reason to Believe”, seguida de “Badlands”, el estreno de “Into The Fire” y un larga ristra de canciones de The River (hasta un total de 15, justificando, ahora sí, el nombre de la gira).

A mitad de la noche llegó “Nebraska”, cantada en solitario y en cierta forma dando respuesta a los recientes acontecimientos en Estados Unidos. “Land of Hope and Dreams” cerró el concierto antes de los bises, que arrancaron con una sensacional “Jungleland”, y llegó el momento sorprendente de la noche, cuando un corte de electricidad dejó sin sonido ni vídeo el pabellón, aunque Bruce y la banda siguieron tocando “Ramrod” (sin amplificación) durante varios minutos mientras se paseaban alrededor de la zona del pit.

Sonó una alarma en el pabellón y un aviso de evacuación, aunque el público hizo caso omiso. Tras interrumpir “Ramrod” Bruce mostró un cartel indicando ‘volvemos en 5 min’. Al final fue un cuarto de hora, y una vez recuperado el sonido siguieron tocando “Ramrod” (en la versión más larga de su carrera), y el resto de bises se vivió en un ambiente sensacional. Elliott Murphy y su hijo Gaspard subieron a tocar la guitarra durante “Born to Run”, en una noche memorable (que recordaba por su cariz y ambiente las dos grandes noches de 2012) que finalizó con la versión acústica de “Thunder Road”.

Setlist completo

 

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • email
  • Twitter
5 julio, 2016

Milán: el río en la jungla

anunciEntradesMilano2016

por Cris Magdaleno

La primera parada de la gira de Springsteen en Italia llegó este domingo al estadio de San Siro, en Milán, templo consagrado del Brucismo en Europa. Bruce Springsteen y la E Street Band ofrecieron a más de 60.000 personas un repertorio con hasta 14 canciones de The River y algunas joyas como Lucille o Jungleland. Habrá un segundo asalto hoy martes, a pesar de que Bruce, en un lapsus, asegurase que la próxima cita sería el lunes.

Este domingo, las puertas del Giuseppe Meazza se abrieron para los primeros números del pit a las 15:00h. Bruce, que esta vez no realizó prueba de sonido, salió algo antes y premió a los primeros en entrar tocando una versión acústica de Growin’ Up.

La apertura del concierto ya auguraba una montaña rusa de emociones. Los fans milaneses habían preparado un enorme mosaico en la grada norte de San Siro que, en tonos azules, rezaba: “Our Dreams Are Alive Tonight”. Y vaya si lo estaban. Una sensacional Land of Hope and Dreams arrancaba como la antesala de lo que sería una más de las increíbles e innumerables noches de Springsteen en San Siro que comenzaron ya durante la gira del Born in the USA en 1985.

Quizá el setlist no refleje la intensidad del show del domingo, pero Bruce parecía enormemente cómodo y la conexión con los italianos era, como de costumbre, brutal. Habló en italiano varias veces, más de lo normal en países de lengua no inglesa. La entrega de ambas partes, banda y público, era total.

Con The Ties That Bind comenzaron a sonar las canciones recogidas en el doble álbum de The River, aunque, eso sí, de manera intermitente. Más de tres horas y media de puro rock and roll. Sin parar. Sin descanso. Llegó el turno también para Jackson Cage, vibrante, e Independence Day (no podía no aparecer con el 4 de julio tan cerca), con palabras en italiano explicando brevemente la temática de la canción. El río seguía fluyendo y, tras gritar “Milano, I have a crush on you!”, tocó la canción homónima.

Una pancarta hizo que Bruce se desviase del setlist previsto para interpretar la deliciosa versión de Little Richard, Lucille, con un Springsteen, vocalmente, en estado de gracia. Continuó con una rapidísima You Can Look y, quizá sabiendo lo muy sufrida que ha sido la crisis económica en el sur de Europa, interpretó Death To My Hometown, de su etapa más reciente.

Point Blank, siempre cruda y dolorosa, fue otro punto álgido. Roy estuvo fantástico al piano en una intro extraordinaria, como es habitual. Además, Trapped hizo enloquecer, por trigésimo séptima vez, a los fans italianos, a pesar de que Bruce se mostró algo torpe con el punteo inicial. I’m a Rocker funcionó muy bien e hizo las delicias de los presentes, que coreaban el estribillo como si se fuese a acabar el mundo inmediatamente después. Bruce continuó con Lucky Town, otra petición desde la pista, bien ejecutada aunque se echó de menos un solo al final algo más brillante.

Del tramo Working on the Highway, Darlington County, I’m On Fire (o similar) no se libra ni el mismísimo San Siro. Supuso un pequeño bajón en la energía del concierto. Puede deberse a que sean temas algo facilones e hipercoreables que, si no estás en las primeras filas, se acaban convirtiendo en algo tediosos, sobre todo si estás en la comodidad de un asiento en grada.

NilsMilano030702916

Los bises arrancaron con Jake Clemons haciendo honor a su apellido, siendo el alma de Jungleland durante el solo de saxo. San Siro se sumergió en la jungla y absorbió, palabra a palabra, la poesía hecha canción más épica del cancionero de Springsteen. Fue, sin duda, el gran momento de la velada. La E Street Band alcanzó la perfección, desde su primer miembro hasta el último. A partir de ahí, pocas sorpresas: Born in the USA, Born to Run, Ramrod, Tenth Avenue Freeze-Out y una inacabable Shout pusieron fin a uno de los conciertos más largos en tierras italianas. Thunder Road en acústico cerró la fiesta con un Bruce visiblemente emocionado tras sentenciar, casi dando un puñetazo sobre la mesa: “San Siro, sois el mejor público del mundo. Os amo”.

En resumen, si bien San Siro corea y ruge con todas y cada una de las canciones, esto puede llegar a ser un problema en algunos de los temas que requieren algo más de tranquilidad y silencio. Unas palmas desacompasadas acompañaron un rato a lo largo de la fenomenal Drive All Night, algo que debería estar castigado con pena de cárcel, como poco. Sin embargo, es preciso mencionar que el comportamiento durante Jungleland y Thunder Road fue ejemplar a la par que emocionante. Cuando eres capaz de escuchar el silencio sepulcral de decenas de miles de personas que, a la vez, contienen el aliento para disfrutar de esos pequeños momentos de los que está hecha la vida, todo lo que has caminado hasta ese instante merece la pena. Un concierto de Bruce es, en esencia, eso. Y este domingo en Milán todo mereció la pena.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • email
  • Twitter